Tecnología

Reino Unido se prepara para el ‘brexit’ espacial: podría construir su propio GPS, al margen de Galileo

Esta misma semana, Reino Unido podría anunciar el lanzamiento de su propio programa de satélites de posicionamiento en caso de un ‘brexit’ duro. Hasta el momento, este país ha invertido unos 1.000 millones de euros en la iniciativa comunitaria, Galileo.

En 2003, un proyecto europeo buscó independizar la geolocalización por satélite de los sistemas militares de Estados Unidos (GPS) y Glonass (Rusia). Lo hizo creando una red de satélites civil -Galileo- con una precisión de hasta 70 centímetros incluso en entornos urbanos con alta densidad poblacional, donde GPS tiene su punto débil. Además, los satélites Galileo están en órbitas ligeramente más inclinadas hacia los polos que sus homólogos estadounidenses, ofreciendo datos más precisos en esas regiones.

Una iniciativa de lo más interesante, en la que están involucrados los principales países del Viejo Continente… al menos por ahora. Y es que el ‘brexit’ también puede tener sus consecuencias en estas lides, con la salida del Reino Unido (uno de los principales valedores de esta ambiciosa propuesta) y la creación de otra red satelital alternativa.

¿Qué es Galileo y cómo va a revolucionar nuestros smartphones?

Así lo ha asegurado Graham Turnock, director ejecutivo de la Agencia Espacial del Reino Unido, al Telegraph. “Obviamente hay una pregunta sobre Galileo. Nos gustaría continuar participando y estamos decepcionados por el enfoque que ha tomado la Comisión Europea (…) Todavía nos gustaría un buen resultado para Galileo, pero las señales, me temo, no son terriblemente positivas”.

Por lo pronto, la creación de una red de satélites de posicionamiento británica será algo muy perjudicial para el Reino Unido, al menos a corto plazo. Por lo pronto, ningún contratista de Reino Unido podrá participar en Galileo en caso de un ‘brexit’ duro, además de que se perderían los 1.000 millones de euros ya invertidos por los británicos en el proyecto europeo (salvo que media una demanda). Además, el coste de poner en marcha un sistema de esta índole por parte de un único estado del tamaño de Reino Unido es extraordinario, con  lo que será difícil de encajar en un momento de contracción presupuestaria (dado que este país tendrá que devolver ingentes cantidades de dinero a la UE para compensar los acuerdos ya firmados).

El anuncio de esta nueva red de satélites -o al menos, del comienzo de los análisis previos para su lanzamiento- podría producirse tan pronto como esta misma semana. Ahí es cuando podremos conocer algo más sobre las fechas de entrada en funcionamiento, el número de dispositivos que se pondrán en órbita o sus características técnicas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.