Tecnología

Reino Unido quiere fundar su propia “ciberarmada”

Escrito por Redacción TICbeat

El gobierno está reclutando a cientos de especialistas para que defiendan sus redes de los ataques de los hackers.

El ministro británico de Defensa, Philip Hammond, ha declarado que su ministerio está aumentando considerablemente el presupuesto destinado a la cibervigilancia y que se plantea reclutar a cientos de personas para este sector. Lo hizo en la conferencia anual del Partido Conservador, el que actualmente ocupa el poder en Reino Unido, un país cuyo presupuesto de defensa es el cuarto más grande del mundo.

Según informa la agencia Reuters, Hammond anunció que su gobierno reclutará cientos de expertos para tal labor en los próximos meses, y que éstos procederán tanto del sector militar como el civil. Él ha llamado a esta especie de ciberarmada “Joint Cyber Reserve”, cuya traducción sería algo así como “Ciberreserva conjunta”.

Hammond considera que existe una amenaza real que justifica tal inversión, y ha mencionado que el pasado año fueron bloqueadas alrededor de 400.000 ataques contra la red gubernamental británica. Sin ofrecer más detalles, otras fuentes han mencionado que el origen de muchas de estas amenazas se encuentra en China y en Rusia.

“Construir sistemas de ciberdefensa no es suficiente”, ha señalado Hammond, quien ha indicado que es necesario “desalentar” a los autores de estos ataques y ha anunciado que su país dedicará recursos a contraatacar y, si es necesario, “atacar” en el ciberespacio.

En declaraciones a otros medios, Hammond ha afirmado que este tipo de ataques gubernamentales podrían desactivar las comunicaciones del enemigo, así como su armamento nuclear, clínico e, incluso, aéreo y marítimo. En conflictos futuros, ha dicho, el gobierno podría usar el ciberarmamento, además de otras técnicas convencionales de asalto.

El Reino Unido ha sido ya señalado como el primer objetivo mundial de los ciberdelincuentes. Documentos oficiales de este país ya hablan de que otros estados podrían estar preparándose para técnicas de espionaje cibernético que comprometen objetivos británicos gubernamentales, militares, industriales y económicos.

Estos “reclutas” trabajarían tanto en el Ministerio de Defensa como en otras agencias gubernamentales dedicadas a la cibervigilancia. Hammond no habló de cifras concretas, pero se calcula que este programa podría costar cientos de miles de libras.

Foto cc: marsmet526

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.