Quip, el procesador de textos pensado para la era móvil, desafía a Microsoft y a Google

Quip-iPad-Desktop

Microsoft ha dominado durante tanto tiempo el software de productividad, con su suite Office y su procesador de textos Word como máximos exponentes de este mercado, que pocas empresas habían osado, excepto Google en los últimos años con Google Docs, a hacer frente al gigante de Redmond en este negocio. No obstante, el giro hacia la movilidad que está dando la sociedad en su conjunto y el uso cada vez más frecuente de smartphones y tabletas como armas de trabajo abre una oportunidad a nuevos jugadores que quieran aprovechar el punto débil de Microsoft –no haber sabido evolucionar su software de productividad de cara a los dispositivos móviles– y atreverse a entrar en un mercado que puede dar mucho de sí en los próximos años. Éste es el caso de Quip.

Quip es la empresa que está detrás de un desarrollo homónimo que consiste en un procesador de textos pensado para crear documentos y permitir el trabajo conjunto con éstos entre varias personas en dispositivos móviles, fundamentalmente en smartphones y tabletas, además de en los tradicionales ordenadores. Detrás de este desarrollo se encuentran Bret Taylor, quien fuera CTO de Facebook, y Kevin Gibbs, fundador y líder tecnológico de Google App Engine, el motor de apps de Google. Ambos habían trabajado juntos en Google, donde Taylor también había sido director de producto, y decidieron volver a unirse para emprender un nuevo proyecto: Quip.

Bret Taylor, exCTO de Facebook y cofundador de Quip

Aterrizaje en Europa

Un mes después del lanzamiento de la solución en inglés, con una buena acogida en Estados Unidos, Quip se abre al mercado europeo y asiático con el lanzamiento del producto en español, alemán, italiano, francés y, por supuesto, chino. Eso sí, la aplicación está de momento solo disponible para los dispositivos de Apple, iPhone e iPad, y, por ahora, hay una versión para Android pero preliminar, aunque la empresa ya está trabajando en el lanzamiento de una definitiva en breve.

En una entrevista telefónica con TICbeat Taylor y Gibbs se muestran convencidos de que se encuentran ante una oportunidad única de entrar en un mercado hasta ahora ‘intocable’. “Microsoft ha dominado el software de procesamiento de textos en los últimos 30 años pero con la caída que están experimentando los PC y la adopción de las tabletas y los smartphones como herramientas de trabajo el panorama cambia por completo”, explica Taylor. Éste afirma que precisamente con la proliferación de estos dispositivos para el trabajo la industria se enfrentaba a un reto importante: “Desarrollar herramientas de productividad y colaboración que funcionaran bien en estos dispositivos”.

“Es muy común ver a la gente utilizando su tableta y su smartphone para trabajar. Solo hay que fijarse en los aeropuertos. Sin embargo, en realidad no pueden acceder a sus documentos y editarlos, en definitiva, no pueden trabajar; por ello pensamos que había que hacer que la experiencia de la creación y edición de textos tenía que ser tan buena en la tableta como en el PC”, añade Gibbs.

Rediseñar la tecnología de procesamiento de textos

El objetivo del equipo de Quip era, por tanto, ambicioso: “Rediseñar el software del procesamiento de textos para dispositivos móviles”, señala Taylor, quien asegura que lo han conseguido. Además de un diseño elegante y sencillo, la gran baza y elemento diferenciador de Quip respecto a la competencia –“aunque nos comparan con Evernote en realidad nuestros competidores son las soluciones de Microsoft y Google”, indica Taylor– es la capacidad que permite de trabajar tanto online como offline en un mismo texto. “Es posible ir añadiendo cosas a un documento en el que haya varias personas trabajando cuando no estén conectadas a Internet, lo que es de gran utilidad”, sentencia Taylor, que no duda en decir que su producto es “mejor que todos los existentes en la actualidad”. La herramienta permite otros aspectos como recibir notificaciones que avisan al usuario de que alguien ha abierto el documento, etc., además, cómo no, de que éste se adapte de forma automática al tamaño de pantalla que tenga el dispositivo del usuario. En definitiva sería como si en lugar de trabajar sobre un papel de toda la vida los usuarios lo hicieran sobre una pizarra en la que pueden compartir y añadir información de forma mucho más dinámica.

Pero, eso sí, y este es un gran ‘pero’, la herramienta aún no es compatible con los formatos de textos más comunes como los de Word de Microsoft y Docs de Google. “Los usuarios pueden exportar los documentos a PDF pero para importar documentos de otros formatos deben copiar y pegar”, reconoce Gibbs, quien afirma que, no obstante, ya están trabajando para añadir nuevos formatos en breve, aunque prefiere no especificar cuáles.

En cuanto al coste, el producto es gratuito si se usa para el ámbito personal y hasta un máximo de cinco usuarios, pero a partir de este número el precio mensual es de 12 dólares al mes.

Desde Quip sus 12 empleados, ubicados en San Francisco (“y en un futuro próximo más”, según Taylor) seguirán trabajando para afrontar el ambicioso desafío que se han marcado. La tarea es compleja pero los mimbres son fuertes: no hay que olvidar, por otra parte, que detrás de este proyecto de emprendimiento se encuentra el grupo inversor Benchmark Capital, que ha inyectado a la iniciativa la suma nada desdeñable de 15 millones de dólares.

foto cc: Jolie Odell

 

 

 

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

Contenidos Relacionados

Top