Tecnología

¿Qué fue de Foofind?

foofind
Escrito por Marcos Merino

El buscador de archivos de Pablo Soto, hoy concejal de Madrid, cerró dos años después de recibir 1,6 millones de euros del Plan Avanza 2.

Las recientes elecciones municipales han devuelto a la primera plana informativa a Pablo Soto, el programador que saltó a los titulares en 2008 tras ser demandado por la industria discográfica española (le exigían una indemnización de 13 millones de euros por desarrollar tres servicios de descargas P2P: Bluster, Piolet y Manolito). Ahora, Soto es noticia por ser miembro del equipo de gobierno de la ciudad de Madrid y haberse visto implicado en la polémica por el borrado de tuits polémicos que ha afectado también a otros miembros de la corporación municipal.

Esta atención mediática extra ha servido también para sacar del olvido el buscador de archivos Foofind, lanzado por Soto en 2010 para indexar archivos alojados en redes HTTP, FTP, Torrent y ED2K, y hoy desaparecido. Desde TICbeat hemos tratado infructuosamente de ponernos en contacto con Soto para que aportara datos sobre lo ocurrido.

Primeros pasos de Foofind

La trayectoria de Foofind se inicia el día 29 de marzo de 2010, cuando Pablo Soto anuncia su lanzamiento en Twitter, definiéndolo como “spin-off de un proyecto secreto” que nunca llegó a ver la luz. Tan sólo tres días después asegura haber indexado más de 11 millones de archivos. En los meses siguientes quintuplica la cifra de archivos indexados y migra la base de datos de MySQL a MongoDB.

Es a principios de 2011, entre el 26 de enero y el 8 de febrero, cuando publica las primeras ofertas de empleo para el portal (administrador de sistemas web, desarrollador web y desarrollador senior).

Absolución y subvención

Tras unos meses sin grandes novedades en el desarrollo de Foofind, diciembre de 2011 sería la fecha en la que coincidirían -con pocos días de diferencia- dos grandes novedades para Pablo Soto:

  • Su absolución en la demanda presentada por Promusicae en 2008. Según estableció el juez, su software poseía una “función técnica totalmente neutra, estableciendo una red de comunicaciones que conecte a los usuarios a fin de poder intercambiar datos de audio (P2P)”. Sólo dos meses después recibió nuevas amenazas de acciones judiciales por parte de la RIAA que no llegaron a materializarse.
  • La concesión, tan sólo 24 horas después, de 1.497.860 euros en créditos blandos y 138.163 euros como subvención a fondo perdido para el desarrollo de Foofind, procedentes de la convocatoria 2011 del Plan Avanza 2. Muchos medios señalan la irónica coincidencia de que el Ministerio de Industria financiara una herramienta que el de Cultura estaba intentando prohibir mediante la llamada ‘Ley Sinde’. El objetivo del plan ministerial era impulsar la industria de los contenidos digitales, por constituir “un activo de sustancial presente y enorme potencial de futuro para nuestro país, por sus características tecnológicas, creativas y de demanda social”, buscando para ello promover “la colaboración, “el talento” y “una actualización continua”.

Nota: Aquí puede acceder al PDF del Boletín Oficial del Estado en el que se detallan las subvenciones y préstamos concedidos en el marcos del Plan de Contenidos Digitales (Plan Avanza 2).

Foofind entre 2012 y 2014

En los meses posteriores a la concesión de la ayuda económica, hubo algunos cambios en Foofind: traducción a nueve nuevas lenguas, cambios en la interfaz y reescritura en Python. El buscador empezó 2013 superando los 320.000 visitantes únicos. Luego, la decadencia. Las últimas publicaciones de la cuenta en Twitter de Foofind corresponden a la primera semana de enero de 2013, y podemos encontrar entre ellas un enlace a una “barra de herramientas Foofind” alojada en el sitio de malware Ourtoolbar.com.

Foofind se mantendría online, sin recibir ningún cambio ni mejora, hasta finales de 2013, desapareciendo de la Red cuando se cumplían dos años de la concesión de la subvención. Hoy en día sólo queda del mismo un repositorio de código en GitHub.

Una posible explicación para este abandono residiría en el lanzamiento que Pablo Soto realizó por esas mismas fechas de su proyecto ‘Torrents’ (conformado por tres webs: el buscador Torrents.fm, el software Torrents.ms y el sitio web de noticias Torrents.com). Otro proyecto, sin embargo, actualmente offline pese a haber captado 400.000 euros en su primera ronda de inversión.

Google no conquistó Internet a base de subvenciones

Ahora, cuatro años después y a la luz de lo sucedido con el desaparecido Foofind (‘el Google de las descargas’, según proclamaba la prensa española en 2011), cabe reflexionar sobre la necesidad de subvencionar determinados proyectos online… ¿qué aportaron los 1,6 millones de euros de dinero público gastados en Foofind en lo que respecta a innovación tecnológica? Para Pablo Soto sólo fueron un ‘hackeo’ político.

Pensemos, además, que ni Google, ni Facebook, ni Amazon ni la Wikipedia se convirtieron en referentes de la Red global a base de apoyo económico ministerial, si bien en Europa seguimos pensando que ése es el único modo de contar con gigantes de Internet dentro de nuestras fronteras (recordemos el caso de Quaero, ‘el Google europeo’ respaldado por el Gobierno francés que cerró sin resultados tras gastar cientos de millones de euros).

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.