Tecnología

¿Qué es el mecanismo de Anticitera y por qué protagoniza el Doodle de Google?

Te contamos lo que es el mecanismo de Anticitera o Antikythera

Gracias a la tormenta que la rocosa isla griega de Anticitera sufrió hace poco más de un siglo, se ha conocido uno de los tesoros más desconcertantes y misteriosos de la Antigüedad, el mecanismo de Antikythera. ¿Quieres conocer su importancia tecnológica?

El extraño engranaje que puedes apreciar en la fotografía fue descubierto por un grupo de buscadores de esponjas marinas en el año 1900 en la isla griega de Symi, en el archipiélago del Dodecaneso y ha sido el protagonista del Doodle de Google de hoy por un buen motivo: se trata, nada más y nada menos, que un mecanismo construido en el siglo I a.C y perteneciente a la máquina de Anticitera, “el primer ordenador de la Historia”. 

Los cables submarinos que conectan digitalmente el mundo

Los buceadores hallaron este objeto revolucionario e innovador, anticipado a su tiempo, en una galera romana que había naufragado hacía 2.000 años, en plena expansión imperalista romana. Esta forma parte de uno de los más inmensos cúmulos de tesoros griegos y constituye un aparato sin precedentes fabricado para explicar el universo, en base a las nociones de la época.

Los fines de este mecanismo eran astronómicos y también relativos al calendario, y para su interpretación se precisaron once años de exhaustiva investigación científica. Para poder leer sus inscripciones los especialistas fabricaron un tomógrafo exclusivo. Hoy en día se conoce que hace dos milenios, este mecanismo de Anticitera era fundamental para explicar el universo y generar conocimiento astronómico -el mecanismo incluía un planetario completo no hallado-, prediciendo eclipses solares y lunares con hasta 19 años de antelación, algo sorprendente para la fecha de su creación. 

El mecanismo de Anticitera, una máquina del futuro

La importancia de este descubrimiento es mayúscula, ya que durante las últimas décadas diversos científicos han concluido que el mecanismo de Anticitera es el aparato más avanzado y complejo de todos los que se desarrollarían a lo largo de varios siglos, siendo considerado por muchos el primer ordenador analógico de la historia. En palabras del profesor de Física de Universo Xenofón Musás “en sus inscripciones está todo el conocimiento en materia de física, ingeniería, astronomía y matemáticas del siglo I a.C”.

Además de contar con instrucciones de uso, este engranaje estaba compuesto de una cara frontal – un cajón de madera de 33 centímetros de altura, 18 de anchura y 8 de profundidad-, con un disco en forma de anillo representando a los 12 signos del zodiaco y rodeado a su vez por otro anillo giratorio marcado con el calendario egipcio: 12 meses y 30 días más 5 días epagomenales.

De esta manera, rotando una manivela -no recuperada-, los engranajes movían el disco seleccionando el día del calendario egipcio y prediciendo cosas como la posición solar, la fase lunar o los diversos ciclos del calendario. Este artefacto pionero era, por ejemplo, capaz de predecir un saros, un periodo de 223 lunas -más de 18 años- tras el cual la Luna y nuestro planeta regresan a la misma posición en sus órbitas, fórmula empleada en la antigüedad para la predicción de futuros eclipses.

Como es normal, su precisión no era exacta, ya que por ejemplo el indicador que señalaba Marte erraba en 38 grados, pero no puede negarse la enorme importancia del mecanismo de Anticitera como el “ordenador más antiguo del mundo”, motivo que ha conducido a Google a homenajearlo a través de uno de sus famosos doodles. Hoy en día, las partes que sobreviven a esta computadora analógica están expuestas en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.