Tecnología

¿Qué es la Neutralidad de la Red o Net Neutrality?

que-es-neutralidad-red-net-neutrality
Escrito por Ana Muñoz

La neutralidad de la Red o Net Neutrality ha estado en boga estos últimos días debido a que EEUU ha decidido derogar esta normativa. Te contamos qué es y por qué es tan relevante en la sociedad actual.

Ayer, la Comisión Federal de Telecomunicaciones de Estados Unidos, más conocida como FCC, se reunió para votar si continuaban o no manteniendo el acuerdo de Net Neutrality (o Neutralidad de la Red, en español). Como ya se esperaba desde hacía meses, la votación aprobó desmontar todas las protecciones contra este principio.

Pero no sólo eso. La administración también ratificó que la FCC perdiera todo control legislativo sobre estos asuntos. Así, ni si quiera una futura organización que quiera volver a implantar medidas proteccionistas podrá hacerlo o, por lo menos, se lo pondrán un poco más difícil.

Consecuencias de que EEUU abandone la Neutralidad de la Red

A raíz de esta situación, surgieron varios movimientos en Estados Unidos para intentar impedir esta votación o mostrar su descontento. Sin embargo, sirvió de poco.

Pero, ¿Qué es la neutralidad de la Red y por qué es tan importante? ¿Es legal a nivel global? ¿Podría ocurrir un escenario similar en España? Te respondemos a estas preguntas en el siguiente artículo.

¿Qué es la Neutralidad de la Red?

Si nos centramos en su definición, la Neutralidad de la Red es el principio que establece que todo el tráfico que existe en Internet debería ser tratado por igual, independientemente de su tipo y su procedencia.

Desde los comienzos de la Red, siempre se ha defendido que el acceso a la información online debe ser libre y sin restricciones impuestas por operadores u órganos administrativos. Y esto está precisamente en contra de lo que trata la nueva regulación de Estados Unidos.

A pesar de que pueda parecer una trivialidad, atentar contra la Net Neutrality puede tener consecuencias bastante preocupantes, como por ejemplo impedir la ascensión de algunas webs o servicios, dando lugar al monopolio.

¿Cómo? Mediante un trato preferente a un contenido a cambio de dinero o a través de un bloqueo. Así, un operador podría decidir por ti qué películas o series ves a mejor calidad o a una velocidad más rápida, entre otras cosas.

Pero ojo, la Neutralidad de la Red también debe ser respetada a la inversa. Con esto nos referimos a que alguien que es dueño de una web o escribe en ella nunca debería bloquear un navegador, un sistema operativo o una operadora en concreto.

Consecuencias del fin de la Neutralidad de la Red

En cualquier caso, los grandes perjudicados son los usuarios, ya que tarde o temprano verán su factura incrementada dependiendo de las webs a las que entren.

¿Te imaginas tener que pagar 5 euros adicionales por ver todas las stories de Instagram? ¿Qué te parecería tener que dar 1 euro a Google por cada búsqueda que realices en su plataforma? ¿Y si cada vez que vieras un vídeo en YouTube te quitaran de tu cuenta un par de euros?

El principal argumento contra la Neutralidad de la Red se tambalea

No sólo los clientes de estos servicios se verán indefensos ante esta situación, también se verán afectadas las pymes y la innovación. Y es que, ¿Cómo podrá competir un emprendedor que acaba de lanzar una web o un negocio digital con un gigante del comercio electrónico como Amazon?

Incluso, los operadores podrán elegir qué contenidos acabarás consumiendo por un trato preferente con una marca a cambio de una compensación monetaria. De esta forma, los resultados de búsqueda de Bing podrían cargar más rápido que los de Google, por ejemplo, debido a un mejor acuerdo con Microsoft que con la compañía de Mountain View.

Eso sí, hay que puntualizar que esto no tiene nada que ver con la velocidad de la conexión contratada por un cliente, sino con qué tráfico decidan priorizar.

En definitiva, las consecuencias de poner fin a la Neutralidad de la Red pueden ser catastróficas.

¿Y la Neutralidad de la Red en España?

No hace falta irse tan lejos para entender las consecuencias del fin de la neutralidad en la red.

En España tenemos ejemplos recientes que a todos nos vienen a la cabeza, como por ejemplo el caso de Telefónica y Netflix. Y es que ya vimos como el operador ralentizaba el ancho de banda de los clientes de la plataforma de contenidos para, según decían las acusaciones, favorecer a su propio servicio de streaming.

Pero no es el único ejemplo. Vodafone Pass, un nuevo servicio del operador rojo, es un paquete de datos que no cuenta el consumo de determinados servicios, como por ejemplo, Spotify, Apple Music, WhastApp o Instagram, entre otros.

vodafone pass

Ante esto hemos de decir que, aunque en un principio nos puede parecer atractivo tener “barra libre de datos” en algunos sistemas, plantea una puerta trasera para la Neutralidad de la Red.

A pesar de ello Vodafone no está haciendo nada ilegal: no bloquean ningún servicio de la competencia y la compañía invita a toda marca a sumarse a la iniciativa.

Además, la empresa ha aclarado en varias ocasiones que no cobra nada a las plataformas con las que trabaja. Es decir, la multinacional está jugando limpio, a pesar de que lo que haga nos guste más bien poco.

Vodafone Pass: datos ilimitados para Facebook, Twitter, Spotify y más

Y es que los que deseen desarrollar una alternativa a los servicios más populares no tendrán posibilidades de competir en el mercado si no se acogen al plan de Vodafone Pass, ya que los usuarios siempre acabarán utilizando los que no les consuman datos.

Estas medidas relacionadas con el fin de la Neutralidad de la Red podrían parecer que benefician al usuario final, pero si se generalizan, el grueso económico de la gente que produce contenido en Internet desaparecerá.

¿Qué podemos hacer?

A pesar que el principio de Neutralidad de la Red es fundamental para lograr un Internet abierto, libre y robusto, no se encuentra salvaguardado en ninguna normativa a nivel mundial.

Entonces, ¿qué podemos hacer como usuarios para evitar todas estas consecuencias?

FCC decide hoy sobre neutralidad en la red

La única forma de impedir este tipo de situaciones es que se fijen leyes de Neutralidad de la Red, como ya han hecho los Países Bajos o Brasil.

Sin embargo, lo idóneo sería aprobar un convenio internacional. El problema está en que las grandes potencias mundiales no parecen muy dispuestas a colaborar.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.