Tecnología

¿Qué es la e-Residency de Estonia y cómo solicitarla?

eresidency

¿Montar una empresa en Estonia en la que no se pagan impuestos hasta ganar dinero con la sociedad, pudiendo facturar a España de forma 100% legal y con toda la tramitación online? Es posible gracias al programa de e-Residency de ese país.

Desde que el mundo está distribuido en países -con lo que nos podemos remontar a civilizaciones tan antiguas como la egipcia o la griega-, la ciudadanía a éstos se ha convertido en un elemento indispensable en la forma de entender la formación de las naciones, las igualdades (y desigualdades) en derechos entre los seres humanos y, también, las obligaciones (políticas, sociales, fiscales y militares) a las que una persona está sujeta por el simple hecho de haber nacido en un lugar y época determinada.

En un mundo digital como el actual, en el que las fronteras se diluyen y reaparecen figuras de antaño como los nómadas, cabe preguntarse si el concepto de ciudadanía sigue teniendo sentido. O, mejor dicho, si podríamos hablar de nuevas formas de residencia y ciudadanía que estén adaptados a este nuevo contexto líquido y que se adapten a un comercio global, formas de trabajo no estáticas y modelos fiscales más flexibles.

Justo todo ello es lo que el gobierno de Estonia, uno de los más avanzados del globo en estas lides, está tratando de hacer con su programa de e-Residency. Se trata de una ambiciosa propuesta de residencia digital para ciudadanos de todo el planeta que pueden abrir negocios, tratar con la Administración Pública estonia o gestionar sus impuestos en ese país desde cualquier otro lugar, sin que para ello importen las barreras tradicionales ni se imponga ningún freno a la innovación por razón de residencia terrenal.

¿Qué es la e-Residency?

La e-Residency es una figura legal creada por el gobierno estonio en el marco de su agresiva digitalización de la Administración Pública. Tras la separación de la URSS, Estonia quiso convertirse en una nación avanzada en la prestación de servicios digitales y atraer de este modo a una burbujeante industria tecnológica a sus dominios, al mismo tiempo que facilitaba las gestiones y trámites burocráticos a sus ciudadanos (acostumbrados a los lentos e ineficaces papeleos soviéticos).

La residencia digital estonia permite, en definitiva, que cualquier persona en cualquier punto del mundo pueda ser considerado residente en ese país (que no ciudadano del mismo, al no servir ni como visado ni pasaporte ni permiso de residencia física al uso). De este modo, y por medio de un documento de identificación con certificado electrónico, podremos acceder a todo el abanico de trámites online de Estonia que incluyen, entre otros, la posibilidad de crear una empresa 100% online, gestionar cuentas bancarias, impuestos (VAT europeo incluido) y un largo etcétera.

De cómo Estonia se convirtió en un ‘Country-as-a-Service’

Por ejemplo, podremos configurar y manejar una empresa en Estonia sin tener que pisar jamás ese país, pudiendo además acceder a la banca comercial y servicios de pago online del país -como PayPal-, sin necesidad tampoco de tener un director local (tan solo se nos exige una dirección dentro de Estonia, que también puede ser subcontratada a empresas especializadas en esta clase de trámites). También podremos firmar y autentificar cualquier tipo de documento legal, de forma remota, cifrada y segura, así como hacer nuestras declaraciones de impuestos 100% online. Igualmente, para los nómadas digitales, la e-Residency permite manejar la empresa y seguir emitiendo facturas aunque nos mudemos o cambiemos de residencia, sin que ello afecte lo más mínimo a nuestros negocios.

El programa de e-Residency es apto para cualquier ciudadano del planeta (siempre y cuando no tengamos antecedentes penales) y, a la hora de abrir un negocio en ese país, tan solo hemos de asegurarnos que nuestra actividad laboral sea digital (o, mejor dicho, que no esté atada a un local físico) y que nuestra actividad pueda ser considerada internacional (esto es, que no facturemos el 100% de nuestros ingresos en un único país, como pueda ser España).

Ventajas de la e-Residency

  • Trámites simples: Gracias al modelo 100% online y creado a propósito para empresarios digitales, con la e-Residency nos podremos olvidar de conceptos como el IAE o el CNAE (y sus obsoletas descripciones de las actividades económicas). También, se acabó lo de tardar meses en constituir una nueva empresa, ya que podremos hacerlo en apenas minutos, sin necesidad de notarios ni un sinfín de documentación (registro, Hacienda, Seguridad Social…)
  • Fiscalidad: Además de que todos los impuestos se gestionan online, la fiscalidad estonia es especialmente atractiva. No tendremos que cargar VAT a ningún cliente B2B en España u otro país de la Unión Europea, con lo que podremos ofrecer precios más atractivos que nuestros rivales. Además, no pagaremos impuestos por la facturación de nuestra sociedad hasta el momento en que deseemos obtener dividendos (esto es, mientras mantengamos el dinero en las arcas de la compañía o lo usemos para reinvertirlo en la misma no pagaremos ni un céntimo).
  • Adaptabilidad: A la hora de obtener un sueldo de nuestra sociedad en Estonia, tendremos varias alternativas que se adaptan a las necesidades particulares de cada cual. Por un lado, podremos asignarnos un sueldo al uso (el cual tributaría en parte en Estonia y la mayoría en España, sujeto al IRPF). Por otro, considerarnos autónomos en España y facturar a la sociedad estonia (pagando Seguridad Social y Hacienda en España, pero desgravándonos el IVA en Estonia). Y, por último, si estamos empezando con el negocio siempre podemos vivir con los 1.250 euros que las autoridades fiscales estonias permiten utilizar libremente (sin pagar impuestos) para conceptos como viajes y comida.

¿Cómo solicitarla?

como-saltarse-filtro-ordenador-trabajo

Y si la gestión de la e-Residency destaca por ser extremadamente sencilla, también lo es el proceso de solicitud a través de la web oficial del gobierno estonio.

En primer lugar, deberemos indicar de qué tipo de solicitud se trata (“First residency application” es la opción por defecto). Rellenaremos a continuación nuestra información personal, datos de contacto y ‘pick-up location’, que es el lugar donde recibiremos el kit de bienvenida (compuesto de la tarjeta de identificación y el lector de la misma). En España, este lugar puede ser la embajada de Estonia en Madrid.

El sistema nos obligará a demostrar la autenticidad de nuestra solicitud por medio de la validación de nuestro DNI. Para ello hemos de adjuntar una imagen del documento, así como una foto de cara para compararla con la que tenemos en nuestro DNI. Finalmente, tendremos que indicar el motivo de nuestra solicitud de e-Residency (por ejemplo, “Location Independence International Business”).

El proceso una vez pagadas las tasas (en torno a 100 euros) se prolongará durante unos días, ya que la policía estonia ha de revisar la solicitud. Una vez aprobada, el kit de bienvenida debería llegarnos en alrededor de dos semanas al lugar seleccionado para su recepción.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.