Tecnología

¿Qué es la importación paralela y cómo te afecta?

Te contamos qué es la importación paralela y cómo te afecta

Hoy ahondamos en el concepto de importación paralela, relativo a la circulación de mercancías y no exento de polémica, especialmente cuando hablamos de productos de carácter farmacéutico o tecnológico.

Las importaciones paralelas son las acciones de importar un producto extranjero realizadas por alguien distinto al titular de la marca, consideradas lícitas siempre que éste haya vendido su producto en ese mismo mercado.

Es decir, esta situación se da cuando un producto fabricado legalmente en el extranjero –no por lo tanto equivalente a un producto pirata se importa sin permiso del titular del derecho de propiedad intelectual -el titular de una marca de fábrica o de comercio, o de una patente-, por ejemplo-. Dependiendo de la normativa legal vigente, algunos países lo permiten, y otros no.

¿Cuándo se produce la importación paralela?

Pues bien, la importación paralela se produce cuando el titular no ha puesto en el mercado el producto original importado y comercializado por un tercero. Como consecuencia, el titular tiene derecho de impedir la importación de dicho bien o producto.

Las importaciones paralelas ponen en circulación productos no falsificados importado de otro país sin el permiso del dueño de la propiedad intelectual. A menudo, reciben la denominación de mercado gris e implican tanto temas legales de comercio internacional como de propiedad intelectual.

10 consejos que debes vigilar al comprar online

La importación paralela se basa en el concepto de agotamiento de los derechos de propiedad intelectual. De acuerdo con éste, cuando el producto se lanzó por primera vez en el mercado en una jurisdicción en particular, la importación paralela está autorizada para todos los residentes en el estado en cuestión.

Productos que suelen sufrir importaciones paralelas

La importación paralelas son frecuentes en torno a los productos farmacéuticos, el software, la música, los textos impresos y los productos electrónicos. En muchos casos, las empresas establecen diferentes precios para sus productos en los diferentes mercados, por lo que muchos importadores paralelos compran productos en otras regiones o países a un precio más bajo, y los venden en un segundo país a un precio diferente. 

Son muchos los consumidores que intentan obtener artículos a precios más competitivos mediante la importación paralela. 

Para que se considere que un tercero ha cometido un acto de infracción de derechos de propiedad industrial a través de las denominadas importaciones paralelas tienen que darse dos requisitos en el Espacio Económico Europeo:

  • Que se trate de un producto original.
  • Que el producto no haya sido introducido en el Espacio Económico Europeo por el titular o no se cuente con su consentimiento.

La tecnología, foco de importaciones paralelas

La cuestión en torno a la tecnología es especialmente espinosa, ya que los fabricantes de productos de tecnología fijan para cada país en que comercializan sus determinados dispositivos un PVPR, o lo que es lo mismo, un precio de venta recomendado al público.

Este coste es casi inamovible en su lanzamiento, aunque a medida que avanza el tiempo desde su fecha original de llegada al mercado sí puede experimentar pequeñas variaciones por el propio fabricante, o por parte del comercio y con el objetivo de reducir stock.

Las importaciones paralelas surgen en torno a fabricantes reputados como Samsung, Canon, o Apple, las cuáles ubican su sede en un determinado país pero tienen licencia de comercialización de sus productos en otros muchos países. Estos fabricantes deben cumplir con la ley nacional de cada lugar para la comercialización de sus productos, y proceder a la importación por la misma vía legal asumiendo los costes correspondientes que esto supone.

Ofertas, descuentos y otros recursos para que ahorres en tus compras online

Sin embargo, en la realidad esto no sucede siempre así, puesto que la importación paralela implica una ventaja competitiva fuera de los marcos legales que permite a comercios online marcar precios más bajos aprovechando esta diferencia.

Así, comprando el producto directamente a la marca en su país de origen, o en otros mercados más económicos, se dedican a trabajar como ‘importadores’ en mercados más caros y, como explicábamos, saltándose las pautas legales de la importación, así como los sobrecostes que este procedimiento conlleva.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.