Tecnología

¿Qué es el desarrollo ágil y cómo está transformando la industria del software?

El desarrollo ágil de software es una de las tendencias más de moda en el sector tecnológico pero, ¿sabes en qué consiste realmente? ¿cuáles son sus ventajas frente al modelo tradicional de cascada?

En los años 80 y 90, conforme la tecnología digital se convertía en el nuevo epicentro de la economía mundial, fue desarrollándose una metodología muy estructurada para el desarrollo de software, conocida popularmente como el modelo en cascada. Sin embargo, esta visión de gestionar proyectos (que consiste en cinco pasos: requisitos, diseño, implementación, verificación y mantenimiento) pronto chocó con el anhelo de muchos desarrolladores a la hora de trabajar de manera menos lenta y burocrática.

Ese fue el germen de lo que hoy se conoce como desarrollo ágil de software, una tendencia en alza en la que el desarrollo iterativo e incremental se impone a los trámites habituales en esta industria. O, dicho de otro modo, una metodología en la que el desarrollador va adaptando sus soluciones a unos requisitos también cambiantes a lo largo del tiempo.

Frente a los pasos del tradicional método en cascada, el desarrollo ágil de software se basa en seis pasos comunes dentro del ciclo de vida del software: planificación, análisis de requisitos, diseño, codificación, test y documentación. En cada interacción, el equipo de desarrollo no entrega todo el programa, sino que se van añadiendo pequeños elementos totalmente probados, sin errores, con el fin de que la solución final esté completamente operativa desde el minuto uno. En los métodos de desarrollo ágil de software, la comunicación entre todos los miembros del equipo es clave, ya que se busca eliminar las trabas habituales de reuniones, validaciones y revisiones formales por encuentros más informales y en fases tempranas e intermedias del proceso, no sólo en la última etapa del trabajo.

Para que una metodología de desarrollo de software se pueda considerar como ágil debe cumplir con cuatro valores fundamentales, recogidos en el Manifiesto Ágil:

  • Los individuos e interacciones, por encima de los procesos y las herramientas.
  • Software en funcionamiento, frente a la documentación exhaustiva.
  • La colaboración con el cliente sobre la negociación contractual.
  • Respuesta al cambio, mejor que el seguimiento de un plan.

En definitiva, se trata de eliminar todos los pasos o tareas innecesarias, además de impulsar una mayor eficiencia de todo el equipo involucrado en el desarrollo.

Ventajas del desarrollo ágil

A la hora de diseñar un software por el método clásico de cascada, lo normal es que se complete un proceso antes de arrancar con el siguiente; lo cual obliga a acelerar los trabajos (y reducir la calidad) a fin de cumplir con los plazos impuestos por los clientes. Sin embargo, al optar por una metodología ágil en la que se trabajan distintos elementos en paralelo, el equipo puede ir validando pequeñas partes del proyecto antes de realizar la entrega final perfecta.

Asimismo, al optar por este tipo de metodologías, se requiere personal multidisciplinar capaz de adaptarse a distintas circunstancias y necesidades en poco tiempo. Este factor, junto a la reducción de burocracia y la validación constante, permite afrontar mejor la sobrecarga de trabajo y facilitar la marcha del proyecto en su conjunto. Todo ello, a su vez, redunda en una notable reducción de costes.

Tipos de desarrollo ágil

Aunque la metodología ágil de desarrollo de software se entiende como una tendencia global en sí misma, su ejecución concreta se materializa en distintas vertientes o filosofías de trabajo (englobadas en la Agile Alliance, en muchos de los casos) que expresan métodos y herramientas concretas para gestionar de manera ágil los proyectos.

Entre estas metodologías ágiles destacan Scrum (creada en 1986, siendo una de las precursoras de este camino), eXtreme Programming (XP, creado en 1996 y que fomenta el trabajo en equipo y la comunicación entre los distintos miembros implicados en el desarrollo de software) o el Dynamic Systems Developement Method (DSDM, por sus siglas en inglés, que data de 1995).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Dario Palomo

    No veo una diferencia significativa en el ciclo de vida del software, son casi que lo mismo.
    Y los valores fundamentales, se me hacen un tanto logicos.

    Si algo, seria la metodologia del project manager que en realidad afectaria el desarrollo. Si va por entregas pequenas para luego tener una grande como lo indica aca, es Scrum y ahi si tiene bien definidos los pasos y que la diferencia de otras metodologias.