Tecnología

¿Qué debería saber a la hora de medir la velocidad de mi sitio web?

shutterstock_140412928
Escrito por Marcos Merino

Vivimos en un época en la que la inmediatez es un factor clave a la hora de comunicarnos y de consumir: queremos que nuestros dispositivos carguen lo antes posible sus aplicaciones y que los navegadores carguen inmediatamente la web que queremos visitar. Unas veces por mera ansiedad, otras por razones de utilidad… lo cierto es que la diferencia entre una experiencia de navegación frustrada y otra exitosa puede medirse en décimas de segundo.

Vivimos en un época en la que la inmediatez es un factor clave a la hora de comunicarnos y de consumir: queremos que nuestros dispositivos carguen lo antes posible sus aplicaciones y que los navegadores carguen inmediatamente la web que queremos visitar. Unas veces por mera ansiedad, otras por razones de utilidad… lo cierto es que la diferencia entre una experiencia de navegación frustrada y otra exitosa puede medirse en décimas de segundo.

Esas décimas de segundo reducirán la tasa de abandono de nuestro sitio, permitiéndonos mejorar la tasa de conversión. Los grandes de Internet nos permiten hacernos una idea de cómo afectan esas pequeñas porciones de tiempo al comportamiento de los internautas: sabemos, por ejemplo, que un segundo extra en la carga de Facebook reduce en un 6% el tráfico de dicha red social.

Además, la velocidad de nuestra web no le importa únicamente a nuestros visitantes: constituye uno de los factores que Google evalúa a la hora de determinar el posicionamiento SEO de nuestra web, por lo que contar con un sitio lento puede sumergirnos en la página de resultados del buscador.

Por eso, algunos proveedores de alojamiento web han decidido hacer hincapié en la velocidad de carga como elemento de diferenciación de su servicio. Un ejemplo de ello es SiteGround España, una de las principales compañías globales de hosting de alto rendimiento (cuenta con 350.000 dominios registrados), que este mismo mes ha desembarcado en España, abriendo una oficina en Madrid y ya ofrece servicio de atención al cliente en lengua española.

 

shutterstock_212955571

 

Factores que influyen en el tiempo de carga

Si bien, claro está, tendremos margen para realizar una optimización in-page de nuestra web, optimizando elementos como el código HTML y las imágenes (recomendable usar las Google PageSpeed Tools, para conocer velocidad de carga de cada elemento)… lo cierto es que con frecuencia el principal factor que determinará la velocidad de carga de tu sitio será su servidor de hosting web.

Localización de los servidores

La velocidad de una web está directamente relacionada con su distancia con respecto a sus visitantes. La ubicación del servidor determina el tiempo que tardará en llegar la información hasta el navegador del internauta, y el número de saltos que deberá realizar cada paquete de datos en el proceso. Por ello, por ejemplo, SiteGround dispone de servidores en tres continentes (Europa, Norteamérica y Asia).

Configuración del servidor

En el tiempo de respuesta influyen el software y el hardware del mismo: su sistema operativo, los recursos con los que cuenta (procesadores, memoria RAM, etc.), o aspectos como la velocidad del disco duro.

Sin ir más lejor, SiteGround actualiza sus equipos de forma constante dotándolos de mejoras técnicas y, con el objetivo de exprimir su rendimiento, optimiza y personaliza la configuración de su software (reescribiendo el software básico de todo servidor, como PHP y Apache).

Tecnología CDN/caché

La tecnología CDN (siglas en inglés de ‘red de entrega de contenidos’) permite extender copias de tu página web por toda la red de servidores de tu proveedor, maximizando el ancho de banda y ofreciendo siempre la menor distancia posible entre visitante y contenidos.

Además, tu servidor puede arañar varios milisegundos extra (y gestionar sin problemas ‘picos’ masivos de tráfico recurriendo a la tecnología de caché, que precarga tu web en la memoria RAM del servidor, lo que permite ahorrar numerosos recursos de procesamiento del mismo.

En el caso de SiteGround, ofrecen uno de los servicios CDN líderes a nivel global (CloudFlare) y han desarrollado una tecnología propia y optimizada de almacenamiento en caché, SuperCacher, que incluye tres niveles de almacenamiento diferentes:

 

  • Static Cache: el más habitual: precargar en memoria versiones ‘ya montadas’ de un sitio, con su HTML, su CSS, sus imágenes, y sus objetos multimedia.
  • Memcached: un recurso usado por los grandes sitios de Internet como Youtube o la Wikipedia: precarga en memoria los resultados de consultas a la base de datos, en lugar de consultar a ésta con cada nueva visita. Una de las innovaciones de SuperCacher consiste en haber permitido implementar esta opción en entornos de hosting compartido.
  • Caché dinámico: permite precargar versiones estáticas (en HTML) de nuestras páginas dinámicas (en PHP), evitando tener que ‘montarlas’ con cada visitante. Como parte de su servicio específicamente dirigido a los usuarios de los principales gestores de contenidos (CMS) del momento, SiteGround ofrece plugins para Joomla, Drupal y WordPress que permiten vaciar esta caché cuando hay alguna actualización en el sitio.

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.