Tecnología

De La pulga a La abadía del crimen: La historia del videojuego en España

Ocho Quilates videojuegos EspañaJaume Esteve, periodista especializado en videojuegos, presentó esta semana en Madrid el primer volumen de Ocho Quilates. Una historia de la Edad de Oro del software español. Esta obra, “un proyecto personal”, cuenta los inicios de la industria del videojuego en España, país que llegó a ser una potencia en el sector.

En el primer volumen, que puede ser adquirido desde la página web de Ocho Quilates, se relata todo lo que ocurrió desde el año 1983 hasta el año 1986, es decir, el nacimiento de la industria.

Es una época que siempre me ha gustado”, explicó Esteve en la presentación del libro. Además, apenas hay información en la Red sobre ella (aunque sí sobre los juegos), lo que le animó a escribir Ocho Quilates. Eso sí, este período lo vivió “tangencialmente”, ya que nació en 1983, justo el  año en que se lanzaron La pulga y Fred, los dos primeros videojuegos españoles.

Estos dos títulos tuvieron bastante éxito (para las cifras de la época, claro) y ayudaron a que un año después naciesen las dos compañías más importantes durante los inicios del videojuego en España: Dinamic y ERBE.

La primera es, sin duda, el estudio más importante en la historia del videojuego español, por lo que significó. Pronto fue capaz de producir nuevos juegos cada dos o tres meses.

Por su parte, ERBE fue “la distribuidora que acaparó el mercado”, según se cuenta en Ocho Quilates. Y no habría nacido de no ser por Paco Pastor, líder del grupo español Formula V y, más tarde, trabajador de la discográfica CBS.

Pastor, también presente en la presentación, llegó a dirigir SEGA España, pero antes pasó varios años en ERBE, que poco a poco fue ganando importancia, a pesar de comenzar en un pequeño piso. Pero a este piso, según comentó, llegó a acudir José María Maravall, Ministro de Educación y Ciencia durante el Gobierno de Felipe González, para comprar un videojuego poco antes de Navidad.

Así, poco a poco, comenzó a profesionalizarse algo que había nacido por placer. Llegaron más estudios, como Made in Spain, y nacieron los primeros éxitos, algunos de los cuales hasta triunfaron en el extranjero.

No obstante, el principal empujón para esta industria fue la bajada de precios que tuvo lugar en 1987, promovida por Paco Pastor con el fin de luchar contra la piratería.

Esto hizo que los juegos más exitosos pasasen de vender entre 1.000 y 1.500 copias a superar las 100.000, pero también acabó con los estudios más pequeños, que necesitaban distribuir sus títulos a un precio más alto para sobrevivir. Pero quienes quieran saber más sobre esto tendrán que esperar a septiembre, mes en el que se lanzará la segunda y última parte de Ocho Quilates, en la que se relata qué ocurrió en la industria entre 1987 y 1992.

El primer volumen de Ocho Quilates. Una historia de la Edad de oro del software español se puede comprar en su página web desde 18 euros (3, 95 en versión eBook).

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio