Tecnología

¿Puede una aplicación controlar el blanqueo de capitales?

Escrito por Miriam Castellanos

La consultora española Indigo GRC presenta GRC la primera aplicación web para el cumplimiento de la normativa de prevención del blanqueo de capitales.

Estamos ante la primera aplicación web para el cumplimiento de la normativa de prevención del blanqueo de capitales. GRC ha sido presentada por Indigo GRC, compañía española pionera en la creación de aplicaciones tecnológicas en el ámbito normativo.

Con esta aplicación se podrá implantar y gestionar un sistema de prevención del blanqueo de capitales de forma rápida e integral con todas las ventajas de reducción de costes y eficiencia que supone trabajar con el modelo cloud computing. Según defienden desde la compañía que la ha desarrollado, GRC, es la primera aplicación “en la nube” que presta soporte a las organizaciones para cumplir con la normativa de prevención del blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Gracias a su interfaz web, se puede gestionar el flujo del trabajo de manera sencilla y rápida. Convierte las obligaciones, medidas y procedimientos técnicos que marca la ley en procesos automáticos y guiados, mostrando en todo momento información sobre el grado de cumplimiento normativo alcanzado.

Solo se ha de rellenar un formulario inicial de registro y el sistema lanza de forma automática los procesos y tareas, los asigna a los responsables designados y se encarga de requerir la aprobación mediante un sistema de control de firmas. Finalmente, su sistema de gestión documental, informa a los responsables sobre la forma más eficaz de llevar acabo sus funciones, reduciendo el riesgo sancionador.

Sólo un 10% de los sujetos obligados cumplen la normativa

La Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo (PBC-FT) obliga a definir protocolos y establecer procedimientos y medidas de control interno, además de realizar auditorías externas de todos los procesos, controles y medidas de prevención del blanqueo de capitales.

No obstante, en torno al 90% de los sujetos obligados incumplen la normativa. Esto conlleva fuertes implicaciones ya que se pueden enfrentar a sanciones de hasta 1,5 millones de euros.

Javier Frutos, director de Índigo GRC, apunta que “el alto grado de incumplimiento, está fuertemente motivado por el gran desconocimiento sobre la norma y cómo aplicarla, así como por los elevados costes que suponía para una pyme hasta ahora una correcta aplicación de la misma”.

GRC introduce las nuevas tecnologías en el sector de cumplimiento normativo y ayuda a los sujetos obligados a superar los obstáculos existentes actualmente, asegurando a las organizaciones un nivel elevado de cumplimiento. Además, permite reducir en más de un 80% el tiempo que se debería invertir para alcanzar este nivel de cumplimiento en un sistema tradicional.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos