Tecnología

Prueban con éxito la primera medicina electrónica bioabsorbible

Escrito por Marcos Merino

El estudio mostró no sólo su utilidad para curar los nervios, sino como marcapasos temporal y como interfaz para la médula espinal, unos hallazgos que sugieren una amplia utilidad, más allá del sistema nervioso periférico.

Investigadores de la Northwestern University y la Washington University School of Medicine en St. Louis han desarrollado la primera medicina electrónica bioabsorbible: un implante inalámbrico biodegradable, aproximadamente del tamaño de una moneda de diez centavos y el grosor de una hoja de papel, que acelera la regeneración de los nervios y mejora la curación de los nervios dañados, funcionando durante aproximadamente dos semanas antes de que el cuerpo lo absorba de manera natural. Mientras tanto, el dispositivo suministra pulsos regulares de electricidad a los nervios periféricos dañados en ratas después de un proceso de reparación quirúrgica, acelerando la regeneración de los nervios en sus piernas y la recuperación de la fuerza muscular.

En un estudio con ratas, el dispositivo suministró pulsos regulares de electricidad a los nervios periféricos dañados después de un proceso de reparación quirúrgica, acelerando el recrecimiento de los nervios en las patas de las ratas y mejorando la recuperación definitiva de la fuerza muscular y el control. Los resultados de dicho estudio se publicaron el pasado 8 de octubre en la revista Nature Medicine.

Gadgets y medicina del futuro: La salud en un chip

Los científicos prevén que esta clase de tecnología (“medicina electrónica bioabsorbible”) algún día podrá complementar o reemplazar los tratamientos farmacéuticos para una amplia variedad de afecciones médicas humanas gracias a su capacidad de ofrecer tratamiento durante un período de tiempo clínicamente relevante y directamente en el lugar donde éste se requiere, lo que reduce los efectos secundarios o los riesgos asociados con los implantes convencionales y permanentes. Según John A. Rogers, pionero en tecnologías bio-integradas y co-autor principal del estudio, “eEste enfoque de la terapia nos permite pensar en opciones que van más allá de las drogas y la química”.

“Este concepto de dispositivos electrónicos transitorios ha sido un tema de gran interés para nuestro grupo durante durante casi 10 años. Estamos entusiasmados porque ahora tenemos las piezas (los materiales, los dispositivos, los enfoques de fabricación, los conceptos de ingeniería a nivel de sistema) para explotar esta idea de manera que puedan ser relevantes para los grandes desafíos de la salud humana”.

Vía | Northwestern

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.