Tecnología

Los productos más revolucionarios de Apple

Steve jobs
Escrito por Marcos Merino

Esta misma semana, Apple ha lanzado su esperadísimo reloj inteligente Apple Watch. Repasemos algunos de los productos más rompedores de la compañía de la manzana.

A lo largo de su historia, Apple ha lanzado al mercado numerosos productos revolucionarios. En la semana en la que la compañía ha presentado su primer reloj inteligente hemos intentado seleccionar en este artículo los tres productos más representativos para repasar su historia, aunque eso haya supuesto dejar fuera del listado hitos como el Powerbook, el iMac o el iPad. Con todos vosotros, los tres grandes ejemplos de la genialidad de Steve Jobs:

Macintosh

mac

En 1980, Apple había conocido las mieles del éxito comercial con su Apple II y también las del inesperado fracaso con su sucesor, el Apple III (el primero de la compañía no diseñado por Steve Wozniak). En ese contexto, nacía el proyecto secreto “Macintosh”, basado en las propuestas del matemático y filósofo Jef Raskin (empleado nº 31 de Apple) en el que planteaba un equipo todo-en-uno sin cables y que se vendiera por sólo 1.000 dólares USA, a cambio de disponer de hardware poco potente. Aunque varios de estos enfoques desaparecieron cuando Steve Jobs (expulsado del equipo Apple Lisa) empezó a dirigir el proyecto Macintosh y apostó por dotarle de una potencia gráfica que pudiera hacer funcionar una GUI y un ratón inspirados en el proyecto Xerox PARC, la idea de Raskin de intentar convertir a las computadoras en un elemento tan sencillo como cualquier otro electrodoméstico influyó mucho en la posterior filosofía de Apple en torno a la interacción máquina-usuario, y la separación del proyecto Macintosh de la línea principal de productos de la compañía ayudó a reevaluar el concepto y diseño de ordenador personal.

Tras un estreno en el mercado algo vacilante (sobre todo, por la falta de software compatible), el nacimiento de las impresoras Postscript llegó al rescate del Macintosh dando pie al nacimiento de la autoedición y de la fructífera relación de Apple con el mundo del diseño.

iPod

ipod

En el año 2000, Napster había puesto en marcha una revolución musical que estaba cambiando removiendo los cimientos de la informática y de la electrónica de consumo, pero Apple se estaba quedando fuera de la misma al carecer los Macintosh de software capaz de reproducir archivos MP3. Jobs solventó esa carencia comprando y mejorando SoundJam (un software de gestión musical) y renombrándolo como iTunes.

Sólo cuando Jobs comprobó la mala integración que los reproductores de MP3 de terceros tenían con su software decidió que Apple debía lanzar su propio dispositivo. De este modo, en octubre de 2001 salía al mercado el iPod. Aunque no había sido el primer reproductor de MP3 en llegar al mercado, arrasó a su competencia gracias a varias características que le diferenciaban de la competencia:

  1. Su condición de ultraportátil (era más pequeño y ligero que sus predecesores)
  2. Podía cargar hasta mil canciones con gran rapidez (disponía de 5 Gb, que cargaba mediante una conexión Firewire, en lugar de usando el lento USB 1.1 como sus competidores)
  3. Su batería duraba 10 horas.
  4. Su shock protection impedía que la reproducción fuera a saltos cuando se realizaba alguna actividad física.

Esta primera generación de iPods fue un éxito inmediato de ventas, y pronto sería sucedida por nuevas generaciones más avanzadas, viviendo su máximo de ventas en 2005. Finalmente el iPod Classic (heredero del original, y renombrado así para diferenciarlo de posteriores modelos como el Touch, el Nano y el Shuffle) ha sido retirado esta misma semana de la tienda online de Apple.

iPhone

iphone

En una entrevista a Steve Jobs publicada en 2003 por el Wall Street Journal, el CEO de Apple afirmaba que su compañía no estaba interesada en entrar en el mercado de las PDA y los teléfonos móviles. Sin embargo, cuando Motorola lanzó “el primer móvil con iTunes” en 2005, Apple fue consciente del mercado que se estaba perdiendo y dejó de dar soporte a dicho terminal (llamado RKOR) un año más tarde. En 2007, Steve Jobs presentaba al público el nuevo iPhone.

Este terminal, que supuso -por supuesto- otro brillante éxito comercial inauguraba un nuevo nicho de mercado que dejó rápidamente obsoletos tanto a los móviles clásicos como a las PDA: los smartphones, móviles dotados de sistemas operativos multitarea más parecidos al de los ordenadores, de la posibilidad de instalar aplicaciones, de acceso a Internet y de pantalla táctil. Hasta la consolidación de Android gracias a los Samsung Galaxy, la industria se guió durante años en base a la búsqueda de un ‘iPhone Killer’.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.