Tecnología

Picaresca española: El ‘iPhone extremeño’ era un móvil chino remarcado

Escrito por Marcos Merino

Escándalo en la Red tras descubrirse el fraude de la empresa extremeña Zetta, que aseguraba diseñar sus propios móviles. Realmente eran terminales Xiaomi.

A raíz de la publicación en varios medios digitales de reportajes sobre la empresa de móviles extremeña Zetta, a los que se presenta como una “Apple extremeña”, y de la respuesta dada a los mismos desde varios blogs y foros online españoles, se ha abierto la caja de los truenos.

Zetta: versión oficial

Empecemos por el principio: Zetta es una empresa de venta de móviles con sede en Zafra y otras 6 tiendas repartidas por toda Extremadura, que habría logrado diseñar y ensamblar su propio smartphone (así como el software con el que funciona) partiendo desde cero. Sus fundadores, Unai Antinoo y Eric Cui, ofrecen a los medios el típico relato ‘made in Silicon Valley’ de emprendedores de garaje: el primero (técnico electrónico en paro que empleaba todo su dinero en formarse sobre sistemas operativos) conoció a su socio (inmigrante de origen chino que soñaba con fabricar sus propios móviles) en la tienda que éste regentaba.

Charlando, descubrieron que ambos perseguían la misma meta: lanzar un móvil 100% extremeño. Y así, con sólo 8 empleados (de 28 años de edad) y “mucho trabajo y esfuerzo”, se lanzaron a vender los primeros terminales de la gama Zetta Conquistador en la campaña navideña de 2014. Adoptaron como emblema la bellota mordida (guiño hacia Apple) y se labraron una fama como emprendedores e innovadores en su tierra, llegando a reunirse con Fernández Vara, presidente de la comunidad extremeña.

Rascando un poco bajo la pegatina

Sin embargo, hubo a quien no le convenció esta historia de sueños cumplidos. Para ser terminales de diseño propio, se parecían sospechosamente a los Xiaomi Redmi. Tanto que, si se abrían, se extraía la batería y se despegaba la pegatina que había debajo, aparecían el logo de Xiaomi y caracteres chinos. Existía, eso sí, una diferencia: el precio de los Zetta era el doble de los 150€ de sus gemelos chinos.

Y… ¿qué ocurre con el sistema operativo? ¿Tampoco es de producción extremeña? Pues no: los Zetta vienen equipados con fork de Android CyanogenMod, al que se le han añadido las apps móviles de Google. El problema es que las condiciones de uso de Cyanogen prohíben utilizar su sitema con fines comerciales, y que además carecen de la correspondiente certificación que permite usar los Google Play Services, por lo que ambas compañías podrían iniciar acciones legales contra Zetta.

¿Y Xiaomi? Bueno, se desconoce qué tipo de acuerdo tendrán con la marcha china para remarcar sus móviles (si bien la asociación FACUA ya está animando a los consumidores a que exijan la devolución del dinero), pero no creemos que les haga mucha gracia descubrir que uno de los socios (Bojun Cui, nombre real de Eric Cui) habría intentado apropiarse del logo de Xiaomi registrándolo como marca en España (concretamente, como logo de la marca ‘Mi Zetta’). También habría intentado registrar el logo y nombre de otra marca china, AliExpress.

¿Qué va a pasar entonces ahora? Pues, de momento, sólo sabemos que la web de Zetta está caída, que uno de sus propietarios habría amenazado con una posible demanda por calumnias a uno de los blogs que denunció el engaño y que parece que tendrán que hacer frente a los rumores de haber recibido subvenciones de la Junta de Extremadura. Puede que esto vaya para largo.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • Víctor López M

    Pues hay marcas en la caja que como emprendan acciones legales se les puede caer el pelo, como JBL, que no tienen nada que ver con el producto.

  • Justo

    Picaresca, claro, no estafa. Picaresca….

    • mmerino

      Hola Justo,
      si te fijas, verás que ya en la entradilla del artículo lo califico directamente de ‘fraude’. Sin embargo, creo que asumes que utilizo ‘picaresca’ como algo positivo o exculpatorio: no es así. Creo que la admiración española por los ‘pícaros’ es parte del problema de este país. Y, si miras en el diccionario de la RAE, verás que una de las acepción de la palabra -ciertamente, no la primera, pero sí la que yo uso aquí- es “Tramposo y desvergonzado”.
      Un saludo.