Tecnología

Panasonic pone el foco de su negocio en baterías para coches y hardware industrial

Panasonic pondrá el foco en su negocio de baterías

Para neutralizar el gran peso que tienen en el mercado gigantes como Google o Apple, desde Panasonic han dejado que los portátiles o televisores dejen paso a otra clase de productos, como las baterías electrónicas, el hardware industrial o las piezas para el automóvil.

Panasonic fue, antes del inicio del siglo XXI, una de las tecnológicas de oro en la venta de teléfonos, ordenadores o pantallas de televisión. Desde hace cuatro años, momento en el que tomó el testigo Kazuhiro Tsuga -después de que la compañía cumulase pérdidas de 1,5 billones de yenes en los dos años hasta marzo de 2013-, la empresa ha decidido apostar por la reestructuración de su modelo de negocio y alejarse de la electrónica de consumo, poniendo el foco en las baterías, los componentes de automóvil y el hardware. De hecho, desde septiembre ya no fabrica pantallas de televisores.

Panasonic prevé que la demanda de baterías de litio se triplique en tres años

Por una parte, Panasonic progresa lentamente hacia las nuevas fuentes de crecimiento, mientras intenta modificar el enfoque de sus servicios y ofertas, anteriormente centrados en hogares y particulartes y que ahora, ha virado hacia la clientela corporativa, con productos como su red virtual móvil para conectar productos a la nube o su proyecto para convertirse en el productor exclusivo de baterías para los vehículos eléctricos de Tesla.

Por ahora, la empresa ha tomado un buen rumbo, logrando saldar sus últimos tres años con beneficios económicos. Para ello, algunas de las medidas fueron la reducción de divisiones de negocio -que pasaron de 88 a 36- y fijar para las filiales supervivientes el objetivo de obtener un margen operativo del 5%.

Tesla, su principal aliado

Panasonic invertirá 1.600 millones de dólares -reduciendo sus previsiones anuales de beneficio en un 17%- y enviará a 200 empleados para contribuir a que Tesla construya su gigantesca fábrica de baterías en Nevada, que supondrá un coste de 5.000 millones de dólares. A cambiom la compañía será el proveedor en exclusiva de baterías para el Model 3 de Tesla, orientado a un mercado masivo.

El grupo aguarda que en dos años las inversiones ya den resultados, especialmente debido al endurecimiento de la regulación sobre emisiones a la atmósfera que propiciará una mayor demanda de coches eléctricos. Así, en el año fiscal 2018-19, Panasonic espera que los ingresos totales por el negocio del automóvil pasen de 1,3 a 2 billones de yenes. Además la compañía también está vinculada a Toyota y Volkswagen y se encuentra fabricando sistemas de infotaiment, cámaras avanzadas y sensores. Por otro lado, también ha comprado el fabricante americano de neveras y congeladores Hussman por 1.500 millones de dólares.

 

 

 

Vía | Expansión

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.