Tecnología

Llega OUYA, la primera consola Android

Escrito por Miriam Castellanos

Llega al mundo de los videojuegos la primera consola Android: se llama Ouya y estará a la venta a partir de junio.

OUYA es la primera consola Android  que irrumpe en el mercado de las videoconsolas este año gracias a su recaudación crowdfunding en Kickstarter. Estará a la venta a partir de junio en las principales tiendas de Estados Unidos, incluyendo GameStop, Best Buy, Amazon.com y Target, según confirma la CEO y fundadora de la compañía Julie Uhrman.

Uhrman, una veterana de la industria de los videojuegos, creó OUYA en 2012  como una oportunidad de abrir la última plataforma cerrada para los videojuegos: la televisión. Esta pequeña videoconsola, que apenas tiene un tamaño de un cubo de Rubik, batió récords el pasado agosto en Kickstarter, donde se presentó y consiguió recaudar 8,6 millones de dólares con las aportaciones colectivas.

Ahora ya han anunciado su salida a mercado por un precio 99 dólares y todos aquellos que financiaron el proyecto OUYA en Kickstarter recibirán su consola en marzo. En una entrevista con el Wall Street Journal, Uhrman ha adelantado que de momento hay más de 68.000 pedidos. La empresa también venderá sus mandos de juego inalámbricos táctiles (parecidos a los iPhones) a un precio de aproximadamente 50 dólares.

Este año veremos el lanzamiento de nuevas videoconsolas de Microsoft, Nintendo o Sony, pero la competencia no asusta a OUYA:”No tenemos por qué derrotar a Xbox o cualquier consola que entre en el mercado. Necesitamos hacernos con nuestro propio nicho. Ouya ofrece un valor de juego diferente a otros. Es una caja diseñada, específicamente, para la televisiónque aprovecha la pantalla para el juego en 3D, alta definición y con una pantalla táctil en el controlador”, explica Uhrman.

Según apuntan los creadores en el blog oficial de la consola, han estado realizando sesiones para crear juegos para la consola, lo que ellos llaman ‘game jams’ para el nuevo dispositivo.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos