Tecnología

Organizaciones de consumidores desmienten la extrema fragilidad del iPhone 6

bendgate
Escrito por Marcos Merino

Consumer Reports y la OCU han sometido al último modelo de Apple y a otros smartphones de última generación a rigurosas pruebas de laboratorio para comprobar su resistencia.

Recientemente, Apple sufrió su propio escándalo viral con ocasión de la salida al mercado de los dos modelos de iPhone 6: el #Bendgate, una serie de vídeos que denunciaban que la nueva joya de la corona de Cupertino podía doblarse, sencillamente, haciendo fuerza con las manos. A raíz de aquello, se instaló el rumor de que el iPhone 6 era un dispositivo extremadamente frágil que podía llegar a deformarse por el simple hecho de llevarlo en el bolsillo. Aunque también arreciaron los críticas a lo poco científico del método usado en los vídeos del escándalo (cuando no se acusó a su autor, directamente, de manipulación).

Ante esta situación, varias asociaciones de consumidores decidieron ponerse manos a la obra y, con el objetivo de que el público pudiera elegir su terminal en base a criterios objetivos y verificados, se lanzaron a hacer tests científicos que aclarasen cuánto de cierto había en el rumor.

El test de Consumer Reports

Primero fue la asociación estadounidense Consumer Reports la que, tras someter a 6 modelos de smartphone de última generación a rigurosas pruebas de laboratorio (concretamente, al llamado “ensayo de flexión en tres puntos”, para el que se usó un equipo de alta precisión de la firma Instron), dictaminó que:

  • El iPhone 6 sí se dobla, y además sin posibilidad de recuperar después su forma original. Pero hacerlo dista mucho de ser sencillo: sólo se dobla tras aplicar sobre un punto concreto una presión superior a los 31 kilos… la misma fuerza necesaria para doblar el HTC One M8, y casi la misma que requiere partir con las manos desnudas 4 lapiceros al mismo tiempo.
  • El iPhone 6 Plus es aún más resistente: sólo cede al superarse los 40 kilos de fuerza.
  • Por otra parte, es cierto que los antecesores y rivales del terminal que nos ocupa le superan en resistencia: el iPhone 5 requiere superar los 59 kilos, y el Samsug Galaxy Note 3 fue el más resistentes al aguantar una presión de hasta 68 kilos.

El test de la Organización de Consumidores y Usuarios

Recientemente ha sido la propia OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) quien ha llevado a cabo unas pruebas de laboratorio similares, en las que han comparado al iPhone 6 y al iPhone 6 Plus, con a otros smartphones de la competencia como el LG G3, el Samsung Galaxy Alpha, el Samsung Galaxy Note 3, el Samsung Galaxy S5 y el Sony Xperia Z2. Según su web, “la tranquilizadora conclusión es que si haces un uso normal, ninguno de estos móviles se te doblará fácilmente en el bolsillo”.

En estas pruebas, que podéis presenciar más abajo en un vídeo, los especialistas midieron primero cuánto se doblan los teléfonos en micras por metro (usando, para ellos, extensómetros), tras sentarse en diferentes posiciones y llevándolos en bolsillos distintos. En todos los casos, las deformaciones (leves) sólo aparecieron a partir de los 20 kilos de fuerza. Y sólo se doblaron una vez se les sometió al banco de pruebas. ¿Conclusión? los iPhones 6 no son los modelos más frágiles del mercado… y el Galaxy Note 3 de Samsung vuelve a repetir como modelo más resistente.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.