Orden de arresto contra el fundador de WikiLeaks

wikileaks, julian assange, violacion, detencion, acusadoEl Tribunal de Distrito de Estocolmo, en Suecia, ha ordenado la detención del fundador de WikiLeaks Julian Assange, a petición del fiscal jefe de este país. La orden, que lo acusa de violación, ha sido dada en su ausencia. Esto se produce apenas un mes después de que su página web revelara 400.000 documentos que demostraban el uso de la guerra sucia en Iraq.

No es la primera vez que Julian Assange recibe una citación para declarar habiendo sido acusado de violación. En la ocasión anterior una de las mujeres implicadas en el caso afirmó que ella no tenía conocimiento de haber puesto ninguna denuncia. Ahora el Tribunal del Distrito de Estocolmo de Suecia ha ordenado la detención del fundador de Wikileaks por el mismo motivo.

El caso se refiere a sus encuentros con dos mujeres en una de sus visitas a Suecia. El fiscal jefe de Suecia ha dado la orden en ausencia del acusado, que se encuentra actualmente en Londres, después de que la anterior acusación se descartara y apuntará a una responsabilidad por parte de Estados Unidos. “Mi cliente niega todos los cargos”, ha señalado su abogado. “Creo que hay una razón de peso para cuestionar el juicio de la fiscalía sueca, considerando que este caso se cerró con anterioridad”.

Julian Assange ha estado en el punto de mira desde hace tiempo debido a las filtraciones que ha realizado su página Wikileaks. En mayo fue un vídeo de Iraq que servía como prueba incriminatorias contra las acciones del ejército en Iraq. El mes de julio vio cómo más de 90.000 documentos secretos sobre la guerra de Iraq salían a la luz. En octubre fueron 400.000 los informes procedentes de una base de datos militar los que se desclasificaron.

“Por qué hay que defender a nuestro jefe”

El equipo de WikiLeaks se ha apresurado a publicar una carta comunitaria en la que pone sobre la mesa los argumentos para la defensa de Assange. “Dada la naturaleza del trabajo que realiza WikiLeaks, nuestra organización y Julian Assange están siendo atacados constantemente. Atacan nuestros servidores. Atacan nuestra seguridad y atacan nuestras fuentes de financiación y nuestros recursos”.

“Tras cualquier historia que demostrase abusos de organizaciones poderosas, ya fuese en Nueva York o en Nairobi, ha habido un contraataque”, continúa la misiva. Le presentan como el intermediario que se lleva los ataques de los gobiernos y las agencias a propósito para mantener a salvo a sus fuentes, una afirmación que se está demostrando verdadera. Y se acuerdan de otros voluntarios y colaboradores de la organización, que también han sufrido públicamente el acoso de las agencias.

Apuntan directamente a numerosos cargos de poder de Estados Unidos como el director de la CIA, Leon Panetta, el Secretario de Defensa, Robert M. Gates o el Almirante Mike Mullen, ya que todos han declarado públicamente la necesidad de condenar al fundador de WikiLeaks.

La mano de Estados Unidos en la sombra

Assange, así como los que le apoyan, no han dudado a la hora de señalar un culpable de este delito. No es el australiano, obviamente, sino Estados Unidos y sus agencias, que estarían detrás de las acusaciones para desestabilizar WikiLeaks y deshacerse así de esta figura incómoda que ya ha revelado ante la opinión pública miles de violaciones de los derechos humanos cometidos por el ejército norteamericano y por sus aliados.

En Twitter usuarios de todos los países difunden la noticia. #Assange y #Wikileaks vuelven a ser temas de moda, acompañado en muchas ocasiones de opiniones a su favor. La red de microbblogging está llevando a cabo una campaña para que la gente vote a Assange como personaje del año a través de la página web de la revista Time, un galardón al que estaba ya nominado.

Ya en agosto, WikiLeaks se hizo eco de la denuncia de algunos medios acerca de este acoso potencial. The Daily Beast publicaba que Estados Unidos había pedido a naciones aliadas como Alemania, Reino Unido o su Australia natal que estableciesen cargos contra el fundador de la web por poner en peligro a sus ejércitos, por espionaje o por algún cargo semejante. De ser capturado en Suecia por violación, aunque resultase absuelto, podría ser extraditado fácilmente a otro país.

De este modo se consigue se logra desviar la atención sobre la auténtica noticia: la publicación de documentos que prueban asesinatos de todo tipo de personas en Iraq y Afganistán, torturas a presos y otras violaciones de los derechos humanos a cargo de los ejércitos de la OTAN que no están siendo investigadas por ningún tribunal.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top