Tecnología

OpenStack: ¿de dónde viene?, ¿a dónde va?

openstack
Escrito por Marcos Merino

Repasamos la historia y expectativas de mercado de esta plataforma de código abierto, imparable en el campo del cloud computing.

OpenStack es un IaaS (‘infraestructura como servicio’, un entorno de hardware virtualizado) cuyo fin es crear una plataforma de código abierto para cloud computing que cumpla con las necesidades de los proveedores de nubes públicas y privadas, independientemente de su tamaño, que sea fácil de implementar y muy escalable.

Historia y filosofía del proyecto

Nace a raíz de una colaboración entre la NASA y el proveedor de computación en la nube Rackspace, cuando entre mayo y junio del año 2010, ambos liberan como open source dos proyectos de software propios: ‘Cloud Files’, un StaaS de Rackspace, y ‘Nebula’, un IaaS de la NASA, que pasarán a convertirse -respectivamente- en los componentes básicos del recién nacido OpenStack: Nova y Swift.

Tras eso, más de 200 grandes empresas tecnológicas (como AMD, Intel, Cisco, Dell, HP, IBM, Red Hat, Canonical o Yahoo) se sumaron al proyecto a través de la entidad sin ánimo de lucro que gestiona su desarrollo, la OpenStack Foundation.

OpenStack cuenta con una licencia ‘open source’ (concretamente, la Apache 2.0), está orientado al uso de estándares abiertos y mantiene repositorios públicos de código fuente. Su vinculación al mundo del software libre es tan notable que ritmo de publicación de versiones está sincronizado con el de Ubuntu Linux (recordemos que la compañía que desarrolla éste, Canonical, es una de las impulsoras de OpenStack). Esto le lleva a contar con un gran respaldo de la comunidad, con casi 2000 programadores implicados en su desarrollo y coordinados gracias a las ‘cumbres de diseño OpenStack’.

Una estructura modular

OpenStack cuenta, además, con una estructura modular provista por 9 componentes clave que forman el núcleo de OpenStack (aunque cualquiera puede desarrollar su propia versión con componentes extra). Los 9 en cuestión son:

  • Nova: El motor principal del sistema de computación de OpenStack.
  • Swift: Sistema de almacenamiento redundante y escalable de archivos y objetos.
  • Cinder: Componente de almacenamiento de bloques.
  • Neutron: Sistema de gestión para redes y direcciones IP.
  • Horizon: Interfaz gráfica de usuario para el acceso y provisión de recursos en la nube.
  • Keystone: Sistema de autenticación.
  • Glance: Servicio de copias virtuales de discos duros.
  • Ceilometer: Sistema de facturación.
  • Heat: Componente encargado de la orquestación.
  • Trove: Sistema de base de datos.

El rápido crecimiento del mercado OpenStack

Una encuesta de 2013 daba muestras de la gran popularidad de OpenStack, como plataforma cloud preferida entre las organizaciones tecnológicas. Además, concluía que el 64% de los gerentes de TI entrevistados incluían este software en su ‘hoja de ruta tecnológica’.

Además, según el informe OpenStack Pulse 2014, publicado el año pasado por 451 Research, OpenStack es un producto que ha experimentado un rápido crecimiento desde su puesta en marcha en 2011, hasta el punto de que se espera que su mercado genere este año 1000 millones de dólares (que ascenderían a 1700 millones en 2016). La mayor parte de los ingresos corresponde a los proveedores de servicios y a los distribuidores OpenStack.

Como muestra, un botón: recientemente, Intel invertía 100 millones de dólares en la startup Mirantis para impulsar a OpenStack en el mercado empresarial

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.