Tecnología

¿Odias el comando CTRL+ALT+SUPR? Bill Gates también

¿Odias el comando CTRL+ALT+SUPR? Bill Gates también

¿Detestas el atajo de teclado Control+Alt+Suprimir, con el que en la actualidad se siguen iniciando las sesiones de millones de ordenadores de todo el mundo y que también sirve para solucionar los problemas del equipo cuando se queda atascado? Bill Gates, fundador de Microsoft, también odia esta combinación de teclas.

Se puede decir más alto, pero no más claro: Bill Gates detesta la “mágica” secuencia CTRL+ALT+SUPR, una atajo de teclado que ha salvado a muchos de un aprieto y que es parte de la historia de los ordenadores desde sus inicios. Aunque haya devuelto a la vida a muchos PCs, son muchos los usuarios que detestan esta combinación, entre los que se incluye el mismísimo fundador de Microsoft.

La razón de la dificultad o incomodidad a la hora de pulsar estas tres teclas es que están distanciadas entre sí, por lo que muchas veces los usuarios se ven obligados a usar las dos manos y tres dedos. 

15 atajos de teclado y 2 trucos para el nuevo Windows 10

En encuentro que publicó Bloomberg y en el que el filántropo multimillonario representaba a la Gates Foundation, el magnate David Rubenstein preguntaba a Bill Gates el motivo de la elección de la secuencia CTRL+ALT+SUPR, dado que le sorprendía la curiosa postura de las manos. Según ha comentado Bill Gates en un evento en la Universidad de Harvard, la culpa de la esta extraña secuencia es de IBM, responsable de fabricar los PCs, teclados y ratones de la mayoría de equipos con Windows.

IBM y su responsable de realizar los diseños de los teclados se negaron en rotundo a incluir un solo botón para iniciar sesión en los ordenadores. A día de hoy, Gates se arrepiente de esta decisión y le daría la vuelta si pudiese volver atrás: “si pudiera hacer un pequeño cambio, intentaría que fuese una única tecla”, afirmaba.

Al menos, estas pulsaciones ya no son tan importantes, ya que ya no estamos en los noventa y existen múltiples métodos de inicio de sesión, muchas de ellas vinculadas a la biometría, como el uso de huellas factilares o el reconocimiento facial.

Fuente | Bloomberg

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.