Tecnología

¿Sobrevivirías huyendo de tu país? Un nuevo juego anima a probar a ser un refugiado

Contra Viento y MareaPánico. Esta es la primera impresión que transmite este juego online de Acnur, en el que los jugadores pueden asumir la identidad de refugiados políticos. La historia impactante logra disipar cualquier idea preconcebida sobre el tema. Dirigido a escolares y disponible en varios idiomas, los jugadores podrán ser niños como ellos que se enfrentan a situaciones desesperantes. Así, son llevados ante la policía secreta, hasta que huyen del país con una mochila y se convierten en personas que buscan asilo político en un país desconocido.

La historia del juego Contra Viento y Marea arranca con el momento en el que el refugiado es interrogado por la policía e intenta escapar del país, hasta que se integra en la sociedad del nuevo lugar de acogida. Los niveles, en los que los usuarios deben superar las pruebas escapando de la policía y de los peligros cada vez mayores, se pueden completar con el ratón.

Contra Viento y MareaEl juego puede probarse una vez o registrarse para seguir jugando. En la primera situación, el refugiado es interrogado. Por cada respuesta errónea del jugador en la hoja de interrogación, el personaje recibe un golpe a la cabeza que le hace sangrar sobre la mesa. Más adelante, se pregunta al usuario si quiere abandonar al amigo que intenta escapar con él por la frontera por no llevar identificación, o intentar esconderle de la patrulla. En el juego no se esconde la situación por la que debe pasar el personaje, basado en hechos reales, en los que cualquier paso en falso puede echar por tierra el plan de huida.

Contra Viento y MareaEl juego, cuya intención es concienciar a los alumnos sobre la guerra y el asilo político en lugares de conflicto por todo el mundo, intenta conectar a través de la tecnología y del juego con los más jóvenes, para ayudarles a entender el mundo que les rodea. Con la situación actual en la que miles de personas viven en condiciones infrahumanas por conflictos internos y externos en sus países, es importante que hasta los más jóvenes comprendan el horror de la situación por la que viven estas personas y la falta de los derechos más básicos de los que sufren.

La UNCHR, que trabaja con refugiados por todo el mundo, ha visto la necesidad de lanzar maneras alternativas y más tecnológicas para poder aclarar las suposiciones sobre los refugiados. La organización también ha lanzado una aplicación móvil parecida sobre cómo es vivir como un refugiado en diferentes situaciones, en los que los personajes cuentan historias diferentes sobre sus vidas y dependiendo de las acciones de los usuarios, llegarán a distintos desenlaces.

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal