Motor Tecnología

Nuevas baterías para coches eléctricos con 1.000 km de autonomía

bmw-audi-ford-red-estaciones-carga-electrica-europa
Escrito por Gustavo Rodríguez

Un equipo de investigadores alemanes ha desarrollado un nuevo diseño para las baterías de los coches eléctricos que podría ofrecer una a autonomía de 1.000 km.

Con los peligros del cambio climático acechando el planeta, los vehículos eléctricos se convierten en una alternativa de transporte perfecta para reducir la contaminación en las ciudades. Sin embargo, muchos consumidores se lo piensan antes de apostar por la compra de estos automóviles debido principalmente a que aún no ofrecen demasiada autonomía.

Pero esto está a punto de cambiar gracias a un equipo de científicos del centro de investigación Fraunhofer-Gesellschaft (Alemania), que en colaboración con ThyssenKrupp System Engineering, IAV Automotive Engineering y Systems IKTS está desarrollado un nuevo concepto de batería para los coches eléctricos que proporciona una autonomía de 1.000 km por carga. 

 Lo que han hecho estos investigadores ha sido optimizar el diseño de la batería para permitir un mayor almacenamiento de energía en el mismo espacio. Los automóviles eléctricos no tienen una sola batería, sino paquetes hechos de cientos o miles de células individuales de batería que se embalan y conectan entre sí. Cada una de ellas requiere una carcasa, así como terminales, cableado y monitores electrónicos.

Estas son las baterías externas más vendidas en Amazon España

El nuevo diseño, que se llama EMBATT, está inspirado en otra fuente de energía eléctrica: la pila de combustible, que genera electricidad combinando oxígeno con un gas, como el metano o el hidrógeno. Uno de los componentes clave de las pilas de combustible son las placas bipolares, que actúan como electrodos para cosechar la energía eléctrica producida por la célula.

Carsharing de coches eléctricos, ¿merece la pena?

El equipo ha pensado que podían sustituir las carcasas y los conectores individuales convencionales por placas bipolares, una solución que permite apilar las células, simplifica mucho el diseño y permite reducir el espacio que ocupan los paquetes de baterías. “Con nuestro nuevo concepto de embalaje, esperamos aumentar la gama de los coches eléctricos en el medio plazo hasta los 1.000 km”, asegura el Dr. Mareike Wolter, responsable del proyecto.

El siguiente paso de la investigación consiste en el desarrollo de celdas de mayor tamaño y esperan poder iniciar las pruebas en vehículos eléctricos para el año 2020.

 

Contenido publicado en ComputerHoy

Sobre el autor de este artículo

Gustavo Rodríguez