Tecnología

Nueva versión de Blubster tras la sentencia que legaliza el P2P

b1
Escrito por Marcos Merino

El emprendedor Pablo Soto lanza una nueva versión de su software P2P después de recibir el respaldo de los tribunales frente a cuatro grandes discográficas.

La semana pasada, la Audiencia Provincial de Madrid ratificó una sentencia de gran relevancia para el futuro de la economía digital en nuestro país, en la que estableció que desarrollar herramientas de software destinadas al intercambio de archivos no sólo es completamente legal, sino un ejercicio del derecho constitucional a la libertad de empresa que no interfiere en el negocio de las discográficas:

Ofertar una tecnología P2P avanzada no supone incurrir en actos de expolio ni de aprovechamiento indebido del esfuerzo ajeno […]. La confidencialidad con la que se producen las comunicaciones en la red, lejos de tener que ser observado como una maniobra subrepticia [como aseguraban las discográficas, son] a lo que aspira todo usuario de dicha red mundial

Este posicionamiento se emitió en el marco de una demanda interpuesta por las discográficas Warner Music, Universal Music, EMI Music y Sony BMG Music contra el emprendedor y programador Pablo Soto, creador de los programas de intercambio de archivos sobre redes P2P Manolito, Piolet y Blubster en los que se fundamentaba la acción judicial de las 4 compañías. Aprovechando la noticia, Pablo Soto anunciaba el lanzamiento de una nueva versión de su software: “Hoy, con la sentencia en la mano, podemos lanzar la siguiente generación de Blubster. Nos quemaba en las manos y hemos decidido hacerla disponible en http://www.blubster.com hoy mismo”, aseveraba hace unos días.

¿Cómo es el nuevo Blubster?

Una de las grandes bazas de Blubster es su sencillez, tanto en su interfaz (con un look que sigue la tendencia flat design) como de funcionamiento. En primer lugar tenemos una caja de búsqueda que nos permite introducir el término que deseamos y filtrar en base al tipo de contenido (Música, vídeo, imágenes, documentos y software). A continuación sólo tenemos que seleccionar la descarga deseada y esperar a que se baje, lo cuál hará con mayor rapidez cuanto mayor sea el número de ‘seeds’ (fuentes) del archivo. Mientras, aquello que ya hayamos descargado servirá para nutrir al resto de ‘leechs’ (usuarios que intentan descargarse un archivo).

Este software -que usa una versión optimizada del protocolo Torrent– está por ahora disponible únicamente para Windows, aunque su web anuncia próximas versiones para Linux y Mac OS X.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.