Tecnología

La nueva era de las aplicaciones de música, por suscripción

musica internet cloud computingUn hecho puntual, la caída de last.fm durante al menos 24 horas, ha servido a muchos usuarios para darse cuenta de un hecho: los servicios de radio online están en desuso, y los servicios de suscripción están de moda. Nombres como Spotify son cada vez más populares entre los usuarios. ¿Qué les hace tan llamativos?

Las ofertas más antiguas como last.fm y Pandora están dejando paso a una nueva era de aplicaciones musicales basadas en la suscripción, como Rdio o MOG, herederos de otros más antiguos como Rhapsody o Grooveshark, algunos con la ventaja de que permiten escuchar música grátis a través de Internet. Otros como Spotify comprenden también modalidades de pago que dan acceso a funciones limitadas, dentro de ese nuevo campo llamado “servicios freemium”, como la descarga de contenidos.

Hay dos aspectos básicos que están haciendo que los servicios de suscripción musical sobrepasen a las radios online:

Como tener “iTunes en la nube”

Con cualquier aparato con conexión a la red se pueden escuchar discografías completas o escoger canciones específicas para crear listas de reproducción personalizadas, ya sea como MOG, con Rdio o con Spotify. Presentan un funcionamiento bastante parecido al de iTunes, pero todo a través de la nube. Además, las aplicaciones que lanzan estas startups tienen funciones nuevas como la posibilidad de descargar canciones y de adaptar listas de reproducción ajenas.

Sin embargo, los otros servicios son meras radios online, es decir, un listado de canciones sobre las que tienes muy poco control más allá de la posibilidad de reproducir temas en función de artistas o de etiquetas.

El modelo de suscripción

En algunos negocios como por ejemplo el floreciente campo de las revistas para iPad, existen intermediarios que aumentan el coste (Apple en ese caso). Sin embargo, los servicios de música han sido capaces de esquivar este inconveniente, lo que les permite ofrecer precios más ajustados, entre 5 y 10 euros, y aun así logran que su negocio sea viable (aunque Spotify está en problemas)

Los usuarios también tienen mucho que ganar con este modelo de suscripción con cloud computing.  Pueden acceder al tipo de música que quieran online, siempre y cuando estén dentro del catálogo ofrecido. Spotify y MOG ya disponen de 10 millones de canciones, mientras que Rdio suma 7 millones. Además se están expandiendo con planes para llegar, por ejemplo, al coche.

Una vez aceptado este modelo hay que prestar atención a las diferencias que muestran entre ellos. Por ejemplo, mientras que Rdio dispone de una función para sincronizarse con iTunes, Spotify permite su uso offline para usuarios de pago.

El mayor inconveniente es que, de momento y debido a una legislación sobre derechos de autor que varía de país a país y totalmente reaccionaria con respecto a la música por internet (basta ver el debate sobre la llamada Ley Sinde en España), ninguna de estas empresas tiene presencia mundial, o al menos en muchos países a la vez.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.