Tecnología

La NSA también utiliza las cookies para sus labores de vigilancia

La NSA también utiliza las cookies para sus labores de vigilancia
Escrito por Manuela Astasio

Nuevos documentos filtrados por Snowden revelan que la agencia aprovecha el trackeo que los anunciantes online realizan de nuestra navegación para el espionaje.

La NSA, la Agencia Nacional de Seguridad Estadounidense, lleva tiempo utilizando las cookies, esos pequeños programas informáticos que se instalan en nuestro navegador para mostrarnos publicidad “relevante”, para espiar y vigilar a ciudadanos.

Así lo han desvelado algunas diapositivas de supuestas presentaciones de uso interno de la agencia, filtradas a la prensa por el ex empleado Edward Snowden. En dichas diapositivas puede leerse que, entre los planes de la NSA, figura el de valerse de un tipo de cookies utilizadas por Google para la “explotación remota” de datos sobre los usuarios.

Según publica el Washington Post, existen documentos que prueban que tanto la NSA como su equivalente británico, la GCHQ, utilizan las cookies de los anunciantes online para identificar y vigilar a los internautas, en concreto un formato específico de Google para trackear datos de navegación conocido como “PREF”.

Aunque no obtienen datos como el nombre o la dirección de correo electrónico de quienes navegan, estas cookies sí son capaces de distinguir el navegador personal de cada usuario. En manos de la NSA, esos códigos permitirían identificar las comunicaciones de cada individuo en la red y hackear su equipo.

Según el Post, el patrón de uso de la agencia no es el de monitorizar todas las comunicaciones para encontrar comportamientos sospechosos, sino el de centrarse, precisamente, en aquellas comunicaciones ya identificadas como sospechosas para realizarles un seguimiento pormenorizado.

También en dispositivos móviles

Los documentos también revelan que la NSA está utilizando la información que, supuestamente, con fines comerciales, los dispositivos móviles como smartphones y tabletas recopilan de sus usuarios. Los datos que enviamos a través de nuestras aplicaciones y nuestros geolocalizadores ofrecerían una información aún más precisa que la que los gobiernos pueden obtener de las redes de telefonía móvil.

Aunque los últimos documentos filtrados por Snowden no especifican de qué manera obtiene la NSA los datos recogidos por las PREF cookies de Google, otras informaciones reveladas antes indican que la agencia podría conseguirlos fácilmente a través de una orden judicial sustentada en la polémica ley Foreign Intelligence Surveillance Act. El gigante de Internet y otras compañías solicitaron recientemente reformas en las prácticas gubernamentales de vigilancia, de las que ya han denunciado en varias ocasiones que les dejan maniatados.

Del uso comercial al uso policial

Las tornas del debate sobre la conveniencia del uso de las cookies, pues, han cambiado. Las plataformas de contenidos y los anunciantes online llevan año utilizando este software para monitorizar la navegación de los internautas, no sin recibir pocas críticas sobre la ética de esta práctica, más sensible si cabe en el panorama móvil. Las redes de anunciantes, por su parte, se han defendido de quienes les cuestionan asegurando que las cookies mejoran la experiencia online del internauta, mostrándole la publicidad que verdaderamente le interesa. Pero ahora parece más evidente que nunca que cuentan con aplicaciones mucho menos altruistas.

Para más inri, como explicó hace algunos meses la abogada especializada en nuevas tecnologías María Gómez a TICbeat en una entrevista, “los datos no son más que información, pero la información puede usarse de muchas maneras”.

Además, si bien el seguimiento de los datos de navegación ya se ejercía desde los equipos de mesa, el que se realiza en los dispositivos móviles ofrece una información mucho más individualizada y geolocalizada sobre los consumidores. La letrada advirtió también en este medio sobre la falacia de los servicios gratuitos, como correo electrónico o redes sociales, en Internet: “Nadie regala nada: si el producto es gratis, es porque tú eres el producto”.

Foto cc: katie-landry

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.