Tecnología

Nike, pionera de las ‘smart bands’, abandona el negocio

Nike, pionera de las ‘smart bands’, abandona el negocio
Escrito por Redacción TICbeat

La firma deportiva habría despedido a la mayoría de los empleados de su división de hardware para centrarse, de ahora en adelante, en el software.

Nike, la que fuera la primera gran compañía en introducirse, con su FuelBand, en el terreno de las smart bands, esos brazaletes inteligentes que ahora vemos en las muñecas de muchos de los que hacen ejercicio, se ha rendido: la firma deportiva ha despedido a buena parte de los trabajadores que forman parte del equipo de hardware que, hasta ahora, fabricaba la pulsera inteligente.

Así lo han publicado medios como The Verge y CNet, que aseguran, citando a fuentes anónimas, que al menos 55 de los 70 trabajadores que forman parte de la división de hardware, encargada de fabricar, además de la Fuel Band, otros dispositivos, habrían sido despedidos.

El portavoz de Nike, Brian Strong, en cambio, ha suavizado los últimos rumores a través de un comunicado: “Estamos constantemente redistribuyendo nuestros recursos en función de nuestras prioridades de negocio. Nuestros objetivos en la división Digital Sport han cambiado, así que estamos haciendo algunos cambios en el equipo, entre los que se espera que haya un número pequeño de despidos”.

El caso es que, desde que fuera lanzada en 2012, Nike apenas había realizado mejoras o actualizaciones en la FuelBand original, a excepción de los del último otoño, cuando la compañía lanzó una nueva versión con Bluetooth y algunos modelos en nuevos colores.

En cuanto a los que parece que serán los próximos movimientos en tecnología de la compañía, parece que Nike pretende ahora enfocarse al software, como su API Nike+ y su sistema de métrica NikeFuel, que pretende que otros fabricantes de hardware puedan integrar en sus propios dispositivos. La empresa ha creado para tal propósito una incubadora de software en San Francisco llamada Fuel Lab.

Mientras esa transición se producía, Apple aprovechó para contratar a Ben Shaffer, el que fuera el director de diseño de la FuelBand en Nike, que fichó por la firma deportiva el pasado septiembre, para que se ponga a trabajar en su tecnología wearable, de la que se espera que entre este mismo año en el mercado. Parece que Nike ha decidido que lo mejor es dejar la próxima generación de dispositivos ponibles en manos de otros.

Según cálculos de la consultora IDC, se espera que a lo largo del presente año las ventas de wearables superen los 19 millones de unidades, una cifra que seguirá aumentando de forma exponencial hasta llegar a los 112 millones en 2018.

Foto cc: Peter Parkes

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.