Tecnología

Ni ejercicio ni dieta: si quieres tener una vida saludable lo que necesitas es dormir (bien)

Escrito por Lara Olmo

Un entrenador personal cuenta su experiencia tras pasar una larga temporada sin apenas dormir por el trabajo. Logró identificar sus patrones de sueño y adoptó ciertos hábitos que le han servido para dormir más (y sobre todo mejor).

La falta de sueño y el cansancio se han convertido en uno de los grandes males de la sociedad moderna que vive en el primer mundo. El trabajo, las responsabilidades, las tareas domésticas y el cuidado familiar nos obligan a ir corriendo de un lado a otro y parece que le falten horas al día para hacerlo todo.

Un ritmo de vida frenético que obliga a muchos a dormir menos horas de las que debieran (y necesitarían), y las preocupaciones y el estrés tampoco ayudan a que la calidad de ese sueño sea óptima (tan importante como el tiempo que pasamos durmiendo).

Max Lowery sabe bien lo que es dormir apenas 2 ó 3 horas diarias durante una temporada larga. Hoy es un influencer en el mundo healthylife y del deporte, pero por aquel entonces trabajaba en el mundo financiero y le tenía totalmente absorbido.

Pero por muy saludable que sea su vida ahora, sabe que ni una dieta equilibrada ni el ejercicio físico compensan la falta de sueño. Éste, y que sea de calidad, es el factor más importante para nuestra salud y bienestar, y sin él los otros no sirven de nada.

Existen herramientas para saber si el tiempo que pasamos durmiendo ha sido aprovechado. Una de ellas es la app para iOS Sleep Cycle, y que permite medir los patrones de sueño y si pasamos por las cinco fases necesarias para un buen descanso, de unos 90 minutos cada una. Muchas pulseras y bandas cuantificadoras también ofrece este tipo de información.

Además, conviene identificar los factores de nuestro entorno que pueden estar afectando a nuestro sueño.  El azúcar, la cafeína y la nicotina afecta a su calidad, pero también que el reloj interno no se corresponda con nuestra rutina diaria. Si somos “alondras” (más activos por las mañanas) llevaremos mal un trabajo de tarde-noche, y al revés, si somos “búhos” (activos por las noches), nos costará el doble madrugar.

Cinco hábitos que te ayudarán a dormir bien y descansar mejor

Los móviles, tablets y demás dispositivos con pantalla son un fenómeno reciente que está alterando el reloj interno de muchas personas. Nuestros hábitos y rutinas diarias ya no los determina la luz del sol, sino la que desprenden estos aparatos, influyendo directamente en la secreción de melatonina (la hormona del sueño), y por ende, en nuestros patrones de sueño.

Por todo ello, Lowery propone estos consejos para mejorar nuestra calidad de sueño:

  • Crear una rutina: acostumbra a tu cuerpo a estar despiertos durante el mismo número de horas todos los días. Esto hará que tu reloj interno (o como se conoce técnicamente, ritmo circadiano) se adapte a la rutina, y así tu sueño será mas eficiente.
  • Dormir el mismo número de horas: si logras conocer tus patrones de sueño sabrás el tiempo que necesitas dormir para descansar. A partir de ahí, conviértelo en rutina y procura dormir siempre la misma cantidad de horas.
  • Crear un ambiente óptimo para el sueño: esto incluye desde tener la habitación fresca (los estudios demuestran que permite dormir más rápido), tener oscuridad (para segregar la melatonina) y por supuesto, mantenerte alejado de cualquier aparato electrónico con pantalla lumínica.
  • Ayudarse de suplementos naturales: muchos científicos recomiendan a los insomnes tomar suplementos de melatonina, que además es especialmente eficaz contra el jet lag. La lavanda nos ayuda a mejorar la calidad de nuestro sueño, ya que nos levantamos más frescos y el Treonato de Magnesio ayuda a despertarse menos durante la noche.

Vía | Telegraph

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.