Tecnología

Newfusion implanta un chip de identificación bajo la piel de ocho trabajadores

Una compañía belga inserta un chip de identificación bajo la piel de 8 trabajadores

La innovación y el control tecnológico también se incorporan paulatinamente al ámbito laboral. Una compañía belga ha implantado un chip de identificación bajo la piel de ocho empleados que lo han recibido de forma voluntaria.

La empresa pionera en este proyecto de tecnología subcutánea se llama Newfusion, perteneciente a la localidad flamenca de Malinas en el norte de Bélgicay ligada al marketing digital. Desde ella han decidido insertar en la piel de ocho trabajadores voluntarios un microprocesador cuyo funcionamiento es parecido a una llave de identificación para abrir puertas o las credenciales de acceso a un equipo informático, tal y como informaba el periódico local Le Soir.

34 robots ya van a trabajar a la oficina en Japón

El objetivo principal de la propuesta es reemplazar las tarjetas convencionales de identificación para fichar, acceder a espacios o utilizar dispositivos por estos microchips diminutos ubicados nakp la piel, que tienen el tamaño de un grano de arroz y se colocan entre el dedo índice y el pulgar.

Vicent Nys, el director de Newfusion, recalcó en declaraciones a la televisión belga VRT el carácter voluntario de la iniciativa, a la que por otra parte, son más receptivos los hombres que las mujeres. “Se trata de un proyecto lúdico. La idea proviene de un empleado que a menudo se olvidaba su tarjeta”. 

Tecnología para facilitar la vida cotidiana en la empresa

En términos de invasión de la privacidad, el responsable de la compañía destacaba que, según su perspectiva, “un iPhone es diez veces más peligroso que un chip” de esta índole. Aquellos empleados que no deseen someterse al implante del microprocesador pueden decantarse por el uso de un anillo externo que desempeña el mismo cometido. Desde Newfusion

Este proyecto no cuenta con precedentes en Bélgica, aunque estos chips ya se emplean desde años en Estados Unidos, sobre todo entre trabajadores de hospitales, a pesar de que existen algunos estados como California o Wisconsin que han legislado para prohibir su uso, según los datos aportados por el medio tecnológico NewsMonkey.

La salud digital, entre el progreso médico y los riesgos de privacidad

Mientras que sus defensores -como el propio director de la compañía- subrayan la importancia de no tener miedo al avance tecnológico y su capacidad para hacer más sencilla la vida cotidiana, sus detractores apuntan hacia la pérdida de privacidad o los riesgos potenciales que conlleva para la salud, como detalla un informe de laAsociación Médica de Estados Unidos datado

Vicent Nys destacó que el microchip dispone de una memoria que permite insertar tarjetas de visita y volcar a posteriori los datos de contacto a un teléfono inteligente de manera inmediata.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.