Tecnología

Netflix sumará más países europeos

netflixukireland
Escrito por Marcos Merino

Alemania y Francia parecen ser los nuevos objetivos de la compañía que está revolucionando la distribución y producción audiovisual. España aún está lejos.

Netflix ya ilusiona a los espectadores del Viejo Continente con series como Orange is the New Black o House of Cards. Pero en breve podrá ilusionarnos dándonos acceso a su plataforma. Y es que la compañía (que ya cuenta con 44 millones de suscriptores de pago, el 25% de ellos fuera de los Estados Unidos) ya está en negociaciones con la industria del entretenimiento de Estados Unidos para extender sus acuerdos sobre uso de contenidos al conjunto de Europa. Por ahora, los candidatos para proseguir la expansión son los dos más poblados del continente: Francia y Alemania. Y decimos “expansión” y no “desembarco” porque este servicio ya cuenta con presencia en Reino Unido, Irlanda, Holanda y algunos países nórdicos donde las trabas legales son menores (en Suecia, por ejemplo, ostenta el liderato del sector desde que se lanzó en 2012).

En Francia pretende implantarse antes de final de año pese a la competencia autóctona (CanalPlay, de Canal Plus, con 300.000 usuarios) y a la particular legislación proteccionista del país, que no sólo obligarían a Netflix a contribuir a financiar la industria cinematográfica francesa, sino que además impide que las películas lleguen a los servicios de vídeo bajo demanda hasta tres años después de su estreno, aunque pueden ser alquiladas cuatro meses después del mismo. Estas particularidades están obligando a los directivos de Netflix a reunirse con funcionarios franceses para ver la mejor forma de adaptarse a sus requerimientos.

En Alemania, por otra parte, la mayoría de estas trabas no existen, pero también se encontrará con competencia destacable: el servicio de streaming Snap, propiedad de Sky Deutschland.

Pero todo parece indicar que si Netflix es capaz de superar los impedimentos de las múltiples legislaciones de los países europeos, lo tendrá todo de su parte para liderar este mercado en toda la UE, como antes hizo Spotify en el campo musical.

¿Y España?

Hace dos años Netflix estuvo sondeando la entrada en el mercado español, pero la imposibilidad de alcanzar acuerdos aceptables con las distribuidoras hizo que centrara su atención en las Islas Británicas.

En 2014 las expectativas de implantación en nuestro mercado son, si cabe, más lejanas que entonces, y no sólo por ser -inmersos aún en plena crisis- un mercado menos atrayente que el de Francia y Alemania. También contribuye la imagen de los internautas de nuestro país como poco proclives a pagar por las películas que consumen.

Y por último, está la desconfianza de que hacen gala la industria audiovisual española y las entidades de gestión de derechos, con las trabas que ello genera. Todos tenemos en mente el discurso del actual director de la Academia de Cine aseverando durante la gala de entrega de los Goya 2012 que Internet no era “el presente de la actividad económica del cine” y que aún estaba “lejos de ser su futuro”.

Objetivo: la HBO

Por otra parte, Netflix sigue embarcado en otras aventuras: hace un mes recibía un crédito de 400 millones de dólares destinado a financiar la producción de más contenido propio, ahora que tiene claro la viabilidad de esa estrategia y se ha lanzado también a resucitar series canceladas por las productoras tradicionales (como The Killing). En su punto de mira: alcanzar a la HBO.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.