Motor

Volkswagen quiere sentar los estándares del futuro coche autónomo

segunda condena por el dieselgate

Volkswagen estaría negociando con otros 15 socios potenciales la creación de estándares comunes para los futuros vehículos autónomos. El objetivo es reducir costes, repartir la responsabilidad legal en caso de accidentes y favorecer la interoperabilidad.

Cada vez que surge una nueva tecnología, especialmente si ésta es disruptiva para un mercado de miles de millones de euros, se produce una curiosa lucha entre los nuevos ‘players’ de la industria. Una guerra que tiene como campo de batalla los estándares que permitan la interoperabilidad y el trabajo conjunto de todos los agentes del sector, que tiene como arma el ahorro de costes de compartir esta clase de protocolos y que suele tener como árbitro bien a una de las empresas líderes del segmento o a un organismo internacional (como la ITU en el ámbito de las telecomunicaciones).

Pues bien, es en la particular arena del coche autónomo donde estamos asistiendo al último reflejo de este fenómeno que, al igual que los errores humanos, se repite una y otra vez. En este caso, contamos con un plantel heterogéneo de fabricantes trabajando en los vehículos sin conductor (desde nativas como Waymo, Uber o Tesla hasta la inmensa mayoría de automotrices tradicionales), cada una con sus propios métodos, protocolos y secretos industriales de la más alta categoría.

Una tendencia que, en favor de las economías de escala, la seguridad y la ya mencionada interoperabilidad debe romperse cuanto antes. Y en esas anda Volkswagen, el gigante alemán del motor, quien estaría negociando con otros 15 socios potenciales la creación de estándares comunes para los futuros vehículos autónomos.

Así ve el futuro de la movilidad Johann Jungwirth, CDO de Volkswagen

Según Automotive News, se desconocen quienes serían los demás actores implicados en esta iniciativa, pero ya se sabe que algunas compañías -como BMW- han dado la bienvenida a normas comunes en este terreno (incluso en la configuración de sus sensores) con el fin de reducir los costes de producción y, también, sus responsabilidades legales en caso de accidente.

Volkswagen parece que se está poniendo las pilas en el segmento digital en los últimos años. Sin ir más lejos, el pasado mes la compañía anunció una arquitectura electrónica completamente nueva diseñada para ayudar a facilitar las funciones de conducción autónoma. Así, en lugar de tener alrededor de 70 sensores y controladores diferentes que operan de forma independiente dentro de cada vehículo, los nuevos automóviles conectarán los diversos sensores utilizando el nuevo sistema operativo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.