Motor

Toyota invertirá 2.800 millones de dólares en su software de conducción autónoma

La distancia entre los agentes nativos del coche autónomo y los fabricantes convencionales amenaza con volverse de dimensiones imposibles de recortar, por lo que Toyota ha echado toda la carne en el asador para ponerse al día.

La carrera por lanzar el primer coche autónomo se está acelerando y hay algunos protagonistas -principalmente Waymo y Tesla- que están tomando la delantera. Ello viene provocando, a su vez, que los fabricantes tradicionales de la industria del motor tengan que pisar el acelerón para ponerse al día y poder competir en igualdad de condiciones.

Una de ellas es Toyota, una de las principales automotrices del mundo, que acaba de anunciar una inversión de nada menos que 2.800 millones de dólares para desarrollar su software de conducción autónoma. Semejante volumen de inversión se distribuirá entre sueldos (1.000 empleados, tanto perfiles ya existentes como nuevas incorporaciones) y compras de tecnología.

“La misión de esta compañía es acelerar el desarrollo de software de una manera más efectiva y disruptiva, mediante el aumento de la capacidad del Grupo Toyota mediante la contratación de ingenieros de software de clase mundial”, ha explicado James Kuffner, el director de esta suerte de división, en un comunicado oficial.

Toyota Research Institute-Advanced Development será el nombre de este conglomerado de innovación, en el que el fabricante japonés no estará solo. No en vano, y aunque Toyota controlará en torno al 90% de esta sociedad, sus proveedores habituales Denso y Aisin Seiki controlarán un 5% cada uno.

Pero si esta apuesta es mayúscula, la realidad es que Toyota está dedicando muchos más recursos de los que podríamos imaginarnos para reducir la distancia que les separa de los líderes del coche autónomo. Entre ellos destacan los 1.000 millones de dólares dedicados a un centro de I+D en Estados Unidos especializado en inteligencia artificial, las alianzas tecnológicas con Uber y Microsoft o la enorme apuesta por las startups del sector.

Startups como May Mobility,  en la que Toyota ha liderado su última ronda de financiación por valor de 11,5 millones de dólares, dedicada principalmente a la creación de autobuses autónomos para campus universitarios, distritos de negocios y entornos similares.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.