Motor

¿Son legales las Dashcam en España?

Es legal utilizar dashcam en España
Escrito por Redacción TICbeat

Seguro que alguna vez te has planteado si es legal llevar una dashcam instalada en el salpicadero del coche. Tras hablar con la DGT sobre este tema hemos llegado a una conclusión y es que ni es legal, ni es ilegal, ni todo lo contrario; todo depende del uso que hagas de ella.

Las dashcam son las cámaras de vídeo de pequeño tamaño preparadas para ser instaladas en el interior del coche para grabar lo que sucede mientras conduces. Son las culpables de que de un tiempo a esta parte Youtube esté plagado de vídeos de accidentes de coche y actitudes más o menos reprobables al volante (los hay que se han grabado superando por mucho los límites de velocidad y han sido multados por ello).

Normalmente se venden acompañadas de una ventosa para pegarlas en le cristal delantero, aunque hay quien quiere tener varios puntos de vista y coloca una delante y otra en la luneta trasera (por cierto, en este enlace tienes unos cuantos ejemplos decámaras a la venta en eBay).

¿Las ‘dashcam’ son legales en España?

En países como Rusia, el uso de dashcam en el coche no solo es legal; también es obligatorio. Para reducir los altos índices de corrupción policial y fraudes a los seguros (la mayoría atropellos simulados), el Gobierno ruso decidió que los coches llevaran instaladas cámaras en el salpicadero para depurar responsabilidades.

En España, sin embargo, existe un vacío legal al respecto. Tal y como explican desde la DGT, en nuestro país es legal se puede llevar una cámara instalada en el salpicadero del coche, pero en función del uso que se le dé será legal o no.

Dashcam: Qué son, para qué sirven y cuáles son las mejores

Las cámaras que se colocan dentro de los coches chocan con el derecho a la privacidad que en España está muy protegido. Sucede que si nos atenemos a los que dicen las leyes de protección de datos, la instalación de cámaras particulares que graben la vía pública no es posible, a menos que esa grabación se haga de una forma doméstica y limitada. Es decir, que puedes colocar una dashcam en tu coche grabar lo que sucede mientras conduces pero no puedes, por ejemplo, utilizarlo como prueba en caso de accidente.

En el último número de su revista, Tráfico recuerda que existe una ley orgánica que especifica que “la grabación de imágenes en lugares públicos es competencia exclusiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y, aunque reconoce el derecho de cualquier persona a realizar grabaciones domésticas en la vía pública, considera que la captación de imágenes de las circunstancias del tráfico de forma continuada se ajustaría al concepto de vigilancia y no al de uso doméstico, y por tanto no sería legal”.

Frente a esto, hay abogados que defienden que el interés legítimo debe estar por encima de la privacidad de las personas y que debe ser el juez quien valore en cada caso si acepta o no las imágenes tomadas con una dashcam como prueba en un juicio.

Los letrados defensores de esta postura sí recuerdan que en caso de tomar imágenes en la vía píblica los rostros y datos identificables (inlucídas la smatrículas) de las personas y coches no involucrados en el accidente deben aparecer difuminadas y que su difusión en redes sociales sí es ilegal.

Desde la DGT dicen que el tema está sobre la mesa y que, de momento, no hay postura oficial al respecto pero sí recuerdan que manipular una cámara instalada en el salpicadero con el coche en marcha sí en motivo de sanción (de la misma manera que no se pueden toquetear los navegadores o móviles).

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.