Motor

Por qué podría empeorar el tráfico con los coches autónomos

coche-autonomo-dilemas-eticos

Hasta ahora uno de los argumentos a favor de los vehículos autónomos es que reducirán los atascos pero, ¿y si ocurre lo contrario? No parece tan descabellado: un estudio ha revelado que los coches autónomos podrían empeorar el tráfico, te explicamos por qué.

Una mayor seguridad no es el único punto a favor de los coches autónomos. Hasta ahora muchos han defendido que quitar al conductor del volante reduciría notablemente los atascos. Sin embargo, algunos están empezando a demostrar lo contrario.

Un estudio publicado por World Economic Forum y Boston Consulting Group ha revelado que los coches autónomos podrían empeorar el tráfico en las ciudades. Usando simuladores analizaron cómo cambiaría Boston si más coches sin conductor empezaran a circular por las carreteras y, mientras que en general la congestión se reduciría un 4,3%, en la zona del centro el tráfico empeoraría en un 5,5%.

¿Por qué ocurre esto? Básicamente más personas empezarían a desplazarse en coche en vez de en transporte público. Ir a trabajar sería mucho menos estresante si no tienes que encargarte de conducir y puedes desempeñar tareas por el camino.Además, todas esas personas que no podían conducir antes, como ancianos o niños, podrán desplazarse en coche.

El problema está en que las personas dejarían de viajar de 50 en 50 en los autobuses, y pasarían a viajar de uno en uno en coches autónomos – ya sea vehículo particular o taxi. Es decir, habrá mucho más vehículos en la carretera.

Para paliar este efecto, desde Boston Consulting Group y World Economic Forum han insistido en la necesidad de incentivar a los pasajeros a compartir los coches autónomos con el máximo número de personas posible. Esto podrían hacerlo ofertando un precio más barato a medida que aumente el número de personas con las que compartes el vehículo.

Cómo serán las carreteras y vehículos en la era del coche autónomo

Así, también han hecho hincapié en la oportunidad que supone aprovechar las zonas de aparcamiento que se quedarán libres al reducirse la cantidad de coches propios para instalar puntos de recogida y dejada que no interfieran con el tráfico. El estudio llevado a cabo en Boston estima que un 48% de zonas de aparcamiento se quedarán libres con la llegada de los coches autónomos.

Por último, proponen establecer carriles diseñados exclusivamente para coches autónomos o coches autónomos compartidos, al igual que los que existen actualmente para autobuses, para que alcancen su máxima eficiencia.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.