Motor

Por qué deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio

llave-coche
Escrito por Eduardo Álvarez

Si la llave de tu coche es de control remoto, deberías envolverla en papel de aluminio para evitar quedarte sin vehículo. Pero, ¿por qué? Atento a este artículo.

Si tienes un coche relativamente moderno, seguramente la llave es de control remoto. Es mucho más cómodo para ti como usuario, pero también para todos aquellos que aprovechan esta tecnología para robar.

Es por eso que deberías envolver la llave del coche en papel de aluminio, y es que no eres el único que tiene una llave de este tipo. Cualquiera puede comprar una por Internet, y eso es un potencial problema de seguridad.

Lo que ocurre es que, aunque la llave comprada a un tercero sea distinta a la tuya, es posible replicar el código único y exclusivo de tu coche. Con sólo interceptar la señal que tu llave envía para abrir las puertas durante el suficiente tiempo, es posible replicar dicho código.

Los 7 extras de un coche en los que no deberías gastarte dinero

Una vez en su poder, el código puede hacer que esta llame “clónica” se convierta automáticamente en una llave apta para abrir tu coche. Esta tecnología aún no está ampliamente extendida, aunque viendo lo sencillo de su funcionamiento, es cuestión de tiempo que lo esté.

La solución a este potencial problema de seguridad es envolver la llave en papel de aluminio, que bloquea la emisión de señal inalámbrica. Recuerda que esta señal no sólo se emite en el momento de abrir o arrancar el vehículo, momentos en los que necesariamente tendrás que sacar tu llave de su envoltorio.

Es un caso parecido al de los inhibidores de frecuencia. En algunas zonas especialmente sensibles para la seguridad pública, la señal inalámbrica -del tipo que sea- no funciona con normalidad.

Los ladrones lo saben, y por eso se mueven por allí a la espera de cazar a algún conductor poco precavido. Aunque apuntes con la llave, por encontrarse bloqueada la señal, tu coche no se cerrará y quedará abierto. Es por eso que deberías siempre comprobar que, efectivamente, las puertas están cerradas.

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez