Motor

Ni gasolina ni eléctrico, lo que tienes que comprar es un híbrido enchufable

coche-hibrido-enchufable
Escrito por Redacción TICbeat

Muchos dudan a la hora de comprar un coche con gasolina o eléctrico. Sin embargo, lo que tienes que comprar es un híbrido enchufable. Te explicamos por qué, así como cuáles son sus ventajas frente a otras alternativas.

La electrificación ya ha llegado: las marcas están en pleno proceso o han anunciado ofensivas de mecánicas eléctricas con múltiples modelos para un plazo de aquí a unos pocos años.

Parece que empieza el principio del fin para los coches de combustión pero, no nos engañemos, hasta que los eléctricos puedan asumir su rol queda bastante. ¿Qué opciones quedan? Los híbridos, sí, pero si hay que apostar a un caballo ganador, lo tenemos claro: lo que tienes que comprarte es un híbrido enchufable.

¿Por qué? Porque sopesando las otras alternativas y haciendo una valoración de conjunto, son los vehículos más completos y versátiles, que aúnan lo mejor de dos mundos. Te explicamos porque.

Un híbrido enchufable es mejor que un gasolina (o diesel)

Los gasolina y los diesel dependen exclusivamente del combustible, por lo que su consumo y sus emisiones son bastante más elevados que los de un híbrido enchufable.

Vale que el de éste último tiene truco, ya que se cuenta su autonomía eléctrica, pero sirve para conseguir una etiqueta medioambiental bastante más ‘eco-firendly’ que otorga ventajas a la hora de circular y aparcar por las grandes ciudades.

¿Cuál es la diferencia entre un coche híbrido y un híbrido enchufable?

De hecho, aunque tenga truco, esa pequeña autonomía eléctrica es uno de sus principales puntos a favor incluso sobre los híbridos convencionales: piensa en la mayoría de los viajes diarios que realizas, casi todos ellos están por debajo del umbral que marca cada modelo, por lo que tus desplazamientos diarios estarán casi en su totalidad alimentados por electricidad, con el ahorro para tu bolsillo que eso supone.

Además, tanto en modo cero emisiones como en el híbrido, el motor eléctrico ayuda a que el PHEV tenga una respuesta más inmediata, lo que supone un plus de prestaciones si llegado el momento lo necesitas.

¿O es peor?

La única pega respecto a los coches de combustión tradicional es el precio, bastante más elevado que el de estos. Pero aprovechando promociones, descuentos y beneficios como el del Plan Movalt esa diferencia se recorta bastante, y el ahorro de combustible que va a suponer a largo plazo es algo que igualará la balanza de gastos total.

Un híbrido enchufable es mejor que un eléctrico

Los coches eléctricos son el futuro. La afirmación hay que tomarla con mayor o menor grado de rotundidad, pero cada vez parece más claro que será así. Pero el presente dista mucho de ser suyo.

2017 ha sido un gran año para ellos, con muchos lanzamientos y planes a corto y medio plazo, pero todavía están verdes. Su autonomía hace que sean perfectos para moverse por ciudad o para desplazamientos de corta/media distancia puntuales y muy calculados, pero son incapaces de cubrir grandes distancias. A esto hay que sumarle el problema de los puntos de recarga, todavía muy escasos.

El coche eléctrico será más barato que el de gasolina en 2025

Y el híbrido enchufable no tiene ninguno de esos dos problemas: su alcance eléctrico es mucho más limitado, pero suficiente para el día a día y, si se acaba la batería, la parte de combustión del sistema se encarga sin problema.

Pueden llegar mucho más lejos y, aunque sea el motor de gasolina el que tenga el protagonismo en según qué momento, siempre cuenta con el apoyo del bloque eléctrico.

¿O es peor?

No, a día de hoy un PHEV es mucha mejor opción que un eléctrico.

El único punto a favor rotundo para este último es que es 100% cero emisiones, pero no sirve para compensar.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.