Motor

Los consumidores de EEUU también se hartan de Tesla: “debe corregir de inmediato los fallos de AutoPilot”

tesla-spain-filial-espanola-tesla-barcelona

Para la Consumers Union norteamericana, el sistema de Tesla “no puede navegar de forma fiable en situaciones de carretera comunes por sí mismo y no mantiene al conductor involucrado exactamente cuando más se necesita”.

Por mucho que Elon Musk trate de excusarse por los sucesivos, repetidos y -a veces- mortales fallos del AutoPilot de su Tesla, a nadie se le escapa que esta funcionalidad de conducción semiautomática no está preparada ni de lejos para su uso comercial. Así lo han denunciado incluso los propios accionistas de la compañía, que le echaron en cara a Musk su obsesión “con poner productos peligrosos en las carreteras”. Y, ahora, también las organizaciones de consumidores se plantan ante esta espiral de riesgos innecesarios.

Ha sido la Consumers Union, el principal colectivo de consumidores y usuarios en Estados Unidos, el que clamado a los cielos por esta espiral de accidentes. “Tesla debe responder de inmediato a las preocupaciones planteadas sobre su sistema de asistencia al conductor”, reza un comunicado oficial de este grupo de defensa social.

Para ello, la organización se escuda en un informe emitido el pasado jueves por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), a propósito del accidente que le costó la vida a Walter Huang. Este hombre conducía un Tesla Model X con AutoPilot activado. Según el documento oficial, recibió dos alertas visuales y una alerta auditiva para colocar sus manos en el volante durante el viaje (como defendió Tesla para limpiar su imagen)… pero esas alertas llegaron más de 15 minutos antes del accidente del 23 de marzo.

Dicho de otro modo: no hubo un aviso inmediato antes del accidente o que supusiera un cambio de dinámica en el resto de conducción. No en vano, estos avisos suelen producirse de forma constante con los vehículos Tesla, ya que éstos no pueden detectar -como indica la propia documentación del coche- “todos los objetos y pueden no frenar o desacelerar ante vehículos estacionados u objetos especialmente cuando viajan a más de 80 km/h”.

Noruega quiere echar a Elon Musk de la presidencia de Tesla

De hecho, el informe de la NTSB asegura que el vehículo había acelerado de 62 millas (99 km) por hora (mph) a casi 71 mph (114 km/h) en los tres segundos previos al choque. Curiosamente, en el último minuto antes del accidente, las manos de Huang estuvieron al volante durante un total de 34 segundos, pero no lo estuvieron en los últimos seis segundos antes de que chocara contra un amortiguador y una barrera de cemento en la autopista 101 en Mountain View (California).

Según la Consumers Union, este documento “demuestra que el sistema de Tesla no puede navegar de forma fiable en situaciones de carretera comunes por sí mismo y no mantiene al conductor involucrado exactamente cuando más se necesita”.

Y como a perro flaco, todo son pulgas, en Tesla los problemas se multiplican. A sus incesantes pérdidas económicas tras una década de vida hemos de unir el fracaso reconocido de sus antaño vanagloriadas fábricas automatizadas (donde tampoco paran de suceder accidentes de lo más extraños), los errores de fabricación en sus caros deportivos, las explosiones injustificadas de sus baterías o la revuelta de los fondos de inversión contra Elon Musk y su errática estrategia.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.