Motor

La alternativa más rápida y barata para cargar vehículos eléctricos

En 2038 se venderán más vehículos eléctricos que tradicionales

Están instalando cada vez más puntos de carga para vehículos eléctricos por todo el mundo, implantando además la asombrosa carga rápida. No obstante, podría existir una alternativa mucho más rápida y económica para cargar vehículos eléctricos. Te lo explicamos.

Mientras que algunos califican la startup NIO como el Tesla Chino, otros desbancan por completo tales afirmaciones ya que para poder tener una licencia para fabricar sus propios vehículos eléctricos necesitaría tener su propia fábrica, y aún así obtener el permiso es complejo.

Fuerte competidor de Tesla o no, lo que si trae NIO al mercado es una prometedora alternativa al actual sistema de carga de vehículos eléctricos. Se trata de un mecanismo mucho más rápido y barato: el intercambio de baterías.

En vez de acudir a un punto de carga, los dueños de vehículos eléctricos acudirían a estaciones de intercambio, donde rápidamente reemplazarían la batería antigua por una nueva completamente recargada. Ya hay muchas de estas estaciones repartidas por China, pero sin embargo los inversores no parecen estar tomándose este sistema en serio.

El escepticismo en torno a la empresa emergente está bastante justificado. Para empezar, supuestamente se enfrenta a Tesla que continuamente aplasta a sus competidores. Además, hemos visto otra startup (Better Place) intentar lanzar el sistema de intercambio de baterías en el pasado, y han fracasado por completo. Pero ¿esto significa que no merezca la pena? Reuniendo las distintas ventajas del intercambio de baterías como sistema de carga para vehículos eléctricos parece que sí merece la pena – y bastante.

Para empezar, está el factor del tiempo. Ahora cuando andamos escasos de combustible paramos en la gasolinera más cercana y en cuestión de un minuto tenemos el tanque lleno y listo para volver a la carretera. En el caso de la carga de vehículos eléctricos no existe esta inmediatez; ahora con los sistemas de carga rápida pueden alcanzar hasta el 80% en media hora, pero sigue siendo media hora. En cambio, el intercambio de batería podría realizarse en menos de un minuto. Una máquina se encargaría de cambiarla, sin que el conductor tuviera que bajarse del vehículo.

Estos tranvías eléctricos sin raíles podrían sustituir al tren convencional

Por otro lado, está factor consumo. Cargar los vehículos eléctricos supone un gran consumo eléctrico. Estos picos de demanda sin duda acabarán repercutiendo en el coste final para el usuario. En cambio, con el sistema de intercambio las baterías antiguas podrían cargarse cuando la electricidad está más barata o hay menos demanda, evitando un auge en los precios. Esto es especialmente interesante en tiempos de energías renovables, que pueden variar según las condiciones externas.

En el intercambio de baterías para vehículos eléctricos sí vemos un mercado donde NIO podría competir con Tesla, sentando las bases para el ecosistema de carga eléctrica del futuro, algo que podría englobar no solo a coches, sino también aviones, drones y otros vehículos autónomos.

Vía | WIRED

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.