Motor

Estos son los niveles de la conducción autónoma

coche-autonomo
Escrito por Redacción TICbeat

La conducción autónoma es una de las innovaciones del momento pero todavía existe mucho desconocimiento al respecto.

Antes de que nos demos cuenta los coches irán solos por ahí y cuanto antes entiendas y conozcas los niveles de la conducción autónoma, mejor preparado estarás para afrontar este futuro que se nos avecina.

Por ejemplo, quizás no sabías que existen diferentes niveles de conducción autónoma en función del software presente en cada vehículo y del nivel de intervención humana.

Hoy te voy a hablar del estándar SAE J3016 de conducción autónoma, el más aceptado a día de hoy y elaborado por el SAE, la sociedad de ingenieros del automóvil y que cuenta con cinco niveles de conducción autónoma a través de los cuales se puede catalogar las distintas funcionalidades o automatismos que intervienen en la conducción y que nos ayudan a evitar o a limitad la probabilidad de sufrir un accidente.

Nivel 0: Sin automatización en la conducción

No hay intervención del coche para ayudarnos en caso de emergencia o a la hora de conducir: toda la responsabilidad recae sobre nuestros hombros y seremos nosotros los que tendremos que controlar una situación de riesgo sin ayuda externa.

Estos son los coches que hemos tenido hasta ahora, o más bien, los que tuvimos en los pasados años: hoy todavía se encuentran algunos coches que pueden estar en el nivel 0 de conducción autónoma, pero una gran mayoría ya se podrían considerar que están en el nivel 1.

Nivel 1: Automatización parcial

En el primer nivel de la conducción autónoma el vehículo ya monta una serie de elementos tecnológicos que pueden echar un cable al conductor y que pueden adoptar tareas que anteriormente estaban destinadas al conductor.

Por ejemplo, un control de crucero adaptativo, que el coche es capaz de frenar, acelerar y mantener una velocidad, o bien el sistema de cambio involuntario de carril, donde el coche es capaz de leer las rayas de la carretera e incluso capaz de girar el volante por si solo para evitar que nos salgamos.

Nivel 2 de conducción autónoma

Aquí ya la cosa empieza a ponerse interesante. El Nivel 2 de conducción autónoma considera que el conductor ya no tiene que conducir siempre y en todo momento y es cuando se podría considerar que un coche empieza a ser realmente autónomo, aunque con matices.

Este tipo de coches permiten un uso completamente independiente del coche y de sus sistemas de ayuda a la conducción, pero el coche no detecta o responde ante objetos externos y es el conductor el que debe seguir prestando atención a lo que ocurre a su alrededor para evitar posibles riesgos.

Un buen ejemplo de Nivel 2 de conducción autónoma puede ser los nuevos BMW Serie 7 o el Mercedes Clase E, capaces de ir solos durante un tiempo o con el sistema de asistente de atascos.

Nivel 3: Automatización condicionada

Este se podría considerar como el verdadero punto de inflexión en los coches autónomos. En este nivel, el coche sí empieza a interactuar con lo que le rodea y es capaz de analizar posibles riesgos externos para evitarlos.

En este nivel ya no se habla de conductor sino que hablamos de un usuario preparado para intervenir, es decir: el coche ya va completamente solo y el conductor es un simple vigilante de que todo vaya como debe ir. Eso sí, el coche, por supuesto, está preparado para ser conducido de manera habitual sin problema.

Este Nivel 3 es difícil verlo en nuestro mercado actualmente y solamente un modelo de Tesla con todas las actualizaciones de Autopilot podría alcanzar este nivel.

Nivel 4: Automatización elevada

En el nivel 4 desaparece la figura del conductor. El coche tiene tal nivel de autonomía que en caso de fallo de sistema o de imprevisto, el coche es capaz de conducir hasta una zona segura o de solicitar ayuda.

No obstante, según el SAE, en este nivel el coche todavía puede tener algún límite de funcionamiento en situaciones muy concretas. No obstante, en este punto parece claro que el volante del futuro seguirá existiendo y el humano podrá tomar el control del coche cuando quiera disfrutar conduciendo: creo que este es el punto interesante de la conducción autónoma, que el coche sea capaz de conducir por si solo si estás cansado y quieres dormir un rato o adelantar la faena, pero que también permita desactivar la tecnología y poder disfrutar de la conducción tal como la entendemos hoy en día.

Nivel 5: Automatización completa

Creo que hay algo que define muy bien este nivel: el interior del coche prescinde del volante, pedales o cualquier otro elemento relacionado con la conducción y pasa a ser una sala donde jugar con tus hijos, dormir o trabajar.

Se puede decorar con fotos, cuadros, jarrones chinos y demás accesorios propios de cualquier salón de estar. El humano deja de intervenir y es el coche el que se encarga de llevarte de un lado a otro. Parece muy lejano pero algo así está más cerca de lo que pensamos: probablemente lo verás tú y lo veré yo. Y probablemente nuestros padres.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.