Motor

El MIT intenta resolver el dilema ético de los coches autónomos: ¿a quién salvar?

Pronto le otorgaremos a una máquina una facultad jamás vista antes: decidir de manera autónoma y sin supervisión a quién salvar en caso de accidente. Investigadores del MIT han llevado a cabo un estudio para resolver este dilema ético que plantean los coches autónomos.

De desarrollarse e implementarse de manera adecuada, en la era de los coches autónomos se espera que se reduzcan los accidentes de tráfico. No obstante, en caso de haber uno se plantea un dilema ético que los humanos deberán resolver de ante mano: ¿a quién salvar?

Por ejemplo, hay un coche circulando con 3 jóvenes dentro, y de manera inevitable va a haber un accidente mortal ya que un niño ha cruzado la calle sin mirar: el vehículo puede o bien esquivarle girando a la derecha, donde hay 3 ancianos en un banco, girando a la izquierda, donde hay un acantilado, o ir de frente y atropellarle.

Se tratará de la primera vez que le daremos a una máquina la capacidad de decidir de manera autónoma y sin supervisión qué vida salvar, aunque por supuesto se basará en las decisiones tomadas previamente por un equipo humano, entrando en juego millones de variables.

Investigadores del MIT se propusieron arrojar algo de luz sobre el asunto, intentando descifrar qué decisión sería más adecuada usando como juicio la opinión de más de 40 millones de personas.

Denominaron el experimento como “la máquina moral“, y a los participantes se les plantearon diferentes escenarios. Por ejemplo, ¿el coche debería girar sacrificar a sus pasajeros o girar y atropellar a: un empresario exitoso, un grupo de ancianos, un criminal reconocido, un rebaño de vacas o peatones que cruzaron con el semáforo en rojo?

4 años después de lanzar el estudio han revelado los resultados en la revista Nature. En líneas generales, las conclusiones son que la sociedad salvaría antes a un humano que a un animal, optaría por salvar el mayor número de vidas posible y salvaría a una persona joven antes que a un anciano.

También había otras tendencias menores, a la par que algo más polémicas. Por ejemplo, el análisis mostró que salvarían antes a personas de mayor estatus social que los de menor estatus, así como antes a mujeres que a hombres. También había una pequeña tendencia a salvar a los peatones antes que a los pasajeros.

¿Los coches autónomos son seguros?

Los investigadores también conocían la edad, el genero y las creencias religiosas de los participantes, pero no parecía influir demasiado en su respuesta. No obstante, sí detectaron algunas diferencias culturales. Por ejemplo, en Japón, Noruega y Singapur le daban más importancia a salvar a los peatones, mientras en China, Estonia y Taiwan le daban menos.

Así, en Taiwan, China, Corea del Sur y Japón no optaban tanto por salvar a los jóvenes frente a los ancianos como en Francia, Grecia, Canadá y Reino Unido, donde sí demostraron que era algo relevante.

Evidentemente, las decisiones no se tomarán en base a este estudio, pero sí parece ser el comienzo de un debate que tendremos que resolver en un futuro no tan lejano. “Antes de que permitamos que nuestros coches tomen decisiones éticas, necesitamos tener una conversación global para expresar nuestras preferencias a las compañías que diseñarán los algoritmos morales y a los actores políticos que los regularán“, explicó el equipo del MIT.

Sin embargo, según explican en la BBC, en algunos países este no parece ser tema de debate. En Alemania han introducido una ley que establece los accidentes se deberán evitar a toda costa, y prohibe tomar cualquier en base a la edad, genero o salud de pasajeros o peatones.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.