Motor

Dudas sobre el papel de las baterías en el incendio de un Model X de Tesla

Tesla Model X
Escrito por Marcos Merino

El coche se había accidentado momentos antes, colisionando contra una mediana en Mountain View (California): el conductor murió poco después en el hospital. Tesla investiga si el incendio fue responsabilidad de sus baterías, que ya han provocado problemas en el pasado.

No ha pasado aún ni una semana desde el último accidente mortal relacionada con los coches de alta tecnología (la primera muerte provocada por el coche autónomo de Uber), pero ya podemos anotar otra víctima en tan triste contador: esta vez ha sido el conductor de un Model X, el utilitario deportivo eléctrico de Tesla.

La tragedia tuvo lugar después de que el vehículo chocara contra una mediana en la carretera 101 de Mountain View (la localidad donde tiene su sede Google) y fuera golpeado a continuación por otros dos vehículos, según la Patrulla de Carreteras de California. Aún no se sabe si el piloto automático del coche tuvo algún papel en el accidente, pero parece que la batería del Model X sí se vio implicada en el incendio posterior (los testigos describen “una bola de fuego” tras el choque), razón por la que Tesla desplazó a ingenieros hasta el lugar del mismo para ayudar a los bomberos e investigar lo ocurrido.

Toyota suspende las pruebas con coches autónomos hasta que se aclare el accidente mortal de Uber

No hay, claro está, estadísticas que demuestren que los coches eléctricos se incendian tras un accidente con mayor frecuencia que los de combustible, pero sí que lo hacen de forma diferente: el pasado octubre, el incendio de un Model S en Austria requirió de la participación de 35 bomberos para extinguirlo. Tesla recomienda usar “grandes cantidades de agua” para extinguir el fuego de las baterías de sus vehículos, así como usar una cámara termográfica para monitorizar éstas por lo menos durante una hora después de que se haya enfriado por completo.

En todo caso, al margen de las causas del accidente que finalmente revele la investigación, lo ocurrido en estos días no hace sino poner de relieve los problemas de seguridad específicos que rodean a los coches eléctricos y -sobre todo- a los autónomos, provocando más desconfianza por parte del público.

Vía | Electrek

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.