Motor

Desmontando un mito: un diésel no contamina más que un motor gasolina

repostar combustible
Escrito por Redacción TICbeat

Cada vez más ciudades prohiben los vehículos diésel en situaciones de alta contaminación y en muchas quieren vetarlos de manera total de aquí a unos años. Pero ¿y si el hecho de que los diésel contaminan más que un motor gasolina no es más que un mito?

Con la excepción de los más jóvenes, la mayoría recordará aquel mítico ‘Diésel gustazo’ de Citroën. Corría finales de la década de los 90 y la apuesta por el diésel era total, con campañas que lo presentaban como la panacea. Cómo cambian las cosas, ahora que nos encontramos en una situación de desprestigio y demonización del gasóleo. Sin embargo, desde Autobild.es aseguran desmontar el mito de que un diésel contamina más que un gasolina.

Como explican desde el diario de motor, desmontar este mito se trata de una tarea un poco complicada dada la situación actual. Varias ciudades han comenzado a prohibir este tipo de vehículos en situaciones de alta contaminación, muchas tienen pensado vetarlos de manera total de aquí a unos años y todos estos anuncios han tenido como consecuencia una bajada de las ventas que ha hecho que, incluso en países como España, donde el diésel ha sido siempre la preferencia, los datos de ventas se hayan decantado hacia los gasolina.

Curiosamente, justo esto ha coincido en el tiempo con un aumento general de las emisiones de CO2. ¿Casualidad? No, solo una pequeña muestra de que un diésel no contamina más que un gasolina. Vayamos por partes.

Los diésel contaminan más, sí, pero solo los viejos

Las normativas de emisiones han ido endureciéndose con el paso de los años, lo que explica que, cuanto más atrás vayamos en el tiempo, más descuidados eran los fabricantes en este tema, simplemente porque no tenían que preocuparse por ello. Como es lógico, esto implica que los coches antiguos contaminan más en general y, cuando hablamos de diésel, los anteriores a la normativa Euro 5 (previos a septiembre de 2009) son los más contaminantes.

Emitían mucho CO2 a la atmósfera, así como otro tipo de partículas (como óxidos de nitrógeno, etc.), motivo por el que son los principales vehículos afectados por las restricciones de acceso en casos de alta contaminación. Sin embargo, este pequeño pero importante matiz no se recalca por parte de las instituciones, por lo que los compradores de coches nuevos prefieren decantarse por un gasolina.

Sin embargo, ¿son éstos menos contaminantes que los diésel modernos?

Los diésel modernos son más limpios que los gasolina modernos

La principal prueba está en el aumento de CO2 en el aire que se produjo durante los seis primeros meses del año, cuando tuvo lugar el trasvase de compradores y la media de emisiones se situó en 116 g/km, dos más que en el mismo periodo de 2017. Esto se debe a que un gasolina emite entre un 20 y un 25% más de CO2 que un bloque diésel equivalente.

A pesar de ello, algo que se ha señalado siempre de los motores de gasóleo son el resto de partículas contaminantes que también emiten y que ya hemos mencionado antes. Y este argumento tenía sentido, pero antes, ya no. ¿El motivo? Las nuevas tecnologías que equipan los diésel modernos.

Estas son las 5 comunidades autónomas en las que el diésel será más caro

Hablamos de varios elementos. El primero de ellos es el Adblue, un compuesto que se utiliza para transformar las partículas de NOX producidas por la combustión en una mezcla menos nociva para la salud. Por otro, están los filtros de partículas, que retienen la mayoría de las partículas que no se han quemado durante la combustión.

Por todo ello, los diésel modernos son más limpios que los gasolina actuales.

Entonces, ¿a qué viene esta campaña de desprestigio?

Antes que un gasolina, alternativas mejores al diésel son los vehículos alternativos como los que emplean GNC, GLP o tienen algún tipo de electrificación (híbridos, híbridos enchufables o directamente eléctricos). Sin embargo, utilizar alguno de estos vehículos es complicado, aunque su combustible sea más barato, por la falta depuestos de repostaje o de recarga.

Es de suponer que detrás de todo esto se encuentra un interés económico por parte de los gobiernos. De los impuestos de la gasolina y el diésel ganan mucho más que lo que harían con los otros combustibles (el consumo de GNC y GLP es menor y aumenta la autonomía) o con la electricidad.

Además, se señala a los diésel como el enemigo a batir, pero no se concreta que son los antiguos los que crean más problemas y que son los que hay que renovar. A esto hay que sumar que en muchas ocasiones quienes utilizan un diésel viejo no tienen la capacidad económica de lanzarse a la compra de un vehículo nuevo más limpio.

*Artículo original publicado en Autobild. Autor: Alex Morán.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.