Motor

Cargar patinetes eléctricos por 600 euros la noche: el negocio del momento

patinete electrico

Lo que para algunos es un divertido pasatiempos para sacarse algo de dinero extra para otros se está convirtiendo en un negocio con el que pueden ganar hasta 600 euros la noche. Consiste en recoger y cargar patinetes eléctricos, y en EEUU ya ha sembrado la locura.

¿Te imaginas sacarte 600 euros la noche por recoger y cargar patinetes eléctricos? En Estados Unidos ya está pasando, y los principales interesados en el negocio son los adolescentes.

Esta cada vez más popular práctica se conoce como Bird Hunting. Bird es el nombre los patinetes eléctricos que muchos ya usan para desplazarse por la ciudad en EEUU; tienen un funcionamiento similar a servicios como car2go o Emov con los que ya estamos frecuentados en España: ubicas el patinete más cercano en una app y lo desbloqueas con el móvil. Después dejas el scooter donde más te convenga para que otra persona pueda encontrarlo y usarlo. Hasta ahí todo muy sencillo, ¿verdad?

La diferencia radica en que no es la empresa Bird la que se encarga de recolectar y cargar sus patinetes eléctricos, contrata a personas para que lo hagan por ellos. Desde Atlantic relatan el día a día de jóvenes que han empezado a dedicarse a este curioso negocio. Salen de la escuela y abren su app para cazar Bird – al más estilo Pokémon GO.

Recogen alrededor de 13 patinetes y se los llevan a casa para cargarlos con los packs que les facilita la empresa durante 2 o 3 horas, para después volver a buscar más. Al día siguiente entregan los scooters cargados en los puntos establecidos por Bird y por la noche vuelven a ponerse manos a la obra. Los trabajadores cobran por comisión: cuantos más carguen, más ganan.

La recompensa puede variar entre 5 dólares y 20 dólares por cada Bird dependiendo de lo difícil que sea localizar el scooter en cuestión. Cuanto más escondido o alejado esté, mayor será la retribución. Cuando pasa mucho tiempo sin que localicen un patinete lo clasifican como perdido y pagan recompensas de 20 dólares a quién lo encuentre. Algunos lo equiparan a un juego, explicando que es divertido especialmente cuando encuentras patinetes en lugares recónditos. No obstante, también se puede convertir en un negocio peligroso.

Las prácticas nefarias no han tardado en aparecer. Algunos cogen los patinetes los esconden y después piden la recompensa por encontrar un Bird perdido. Otros directamente roban el scooter sin escanearlo con el móvil, para después desmontarlos y vender la batería por 50 dólares.

Así, la locura del negocio de los patinetes eléctricos ha desatado una conducta violenta en algunos, que a veces agreden a un “cazador” por coger un Bird antes que ellos. Los atracadores también usan los scooters para atraer a sus víctimas: esconden un Bird en un callejón o algún lugar oscuro y esperan a que alguien venga a buscarlo.

¿Cuánto cuesta tener un coche eléctrico en España?

Sin embargo, cazar Birds cada vez se vuelve más popular y parece que todos los jóvenes quieren hacerlo. Además, algunos sienten que están haciéndole un favor a la comunidad recogiendo los scooters que están tiradas en la acera – a veces incluso metidas dentro de basuras – y preparándolos para que estén listos para usar al día siguiente.

Cabe preguntarse si un negocio similar podría llegar a España. Puede que los patinetes de alquiler aún no hayan llegado a las ciudades españolas, pero cada vez vemos más servicios de bicis compartidas. De momento las únicas eléctricas son BiciMAD, ya que cuentan con puntos de carga. Pero, y si empresas como oBike, Ofo o Donkey Republic quisieran añadir bicicletas eléctricas a su flota sin contar con estaciones de carga, ¿sería este un modelo de negocio adecuado? Habrá que esperar para verlo.

Imagen de portada | Bird

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.