Entretenimiento Tecnología

Mochila o maleta: ¿cuál es mejor para ir de viaje?

mejor-equipaje-segun-tipo-de-viaje
Escrito por Lara Olmo

Decidir qué equipaje nos llevaremos en nuestro próximo viaje es uno de los dilemas por excelencia antes de unas vacaciones. Para ayudarte a elegir, repasamos las principales ventajas e inconvenientes de los tres tipos clásicos.

Cuando te dispones a salir de viaje, una de las cuestiones que más cuesta resolver es el tipo de equipaje que llevarás contigo. Si se trata de una escapada de fin de semana a alguna ciudad el dilema parece sencillo, pero si son unas vacaciones largas y con escenarios diferentes (mar, montaña, asfalto…) entonces es cuando surgen las dudas.

Además, si vas en avión, hay que añadirle los requisitos que imponen muchas aerolíneas para el equipaje de mano (tamaño, peso, etc) y que pueden ser diferentes según el país al que vayamos (sobre todo fuera de Europa).

Si vas con la idea de no facturar y luego no te queda más remedio, esto puede retrasar tus planes y en el peor de los casos, suponer la pérdida de tus enseres.

Así que no es un elección baladí y son muchos los factores que hay que considerar antes de elegir dónde vamos a meter nuestras cosas antes de hacer el equipaje.

Hay tantos tipos de maletas, bolsas y mochilas como peces en el mar, aunque realmente podemos clasificarlas en tres tipos: la maleta clásica de ruedas, el macuto grande (el que llevan los “mochileros”) y la mochila clásica de siempre. Lo mejor para decidir cuál es la que nos conviene es hacer una lista con las ventajas y desventajas de cada una de ellas. En Lifehacker las ha reunido todas:

Maleta clásica

Es la reina de los viajes, aunque desde que existen las aerolíneas lowcost pueden llegar a ser un problema y arruinarte las vacaciones si la pierdes tras facturarla. Es la mejor opción si viajas a un lugar fijo o para un cometido concreto (a un congreso profesional, por ejemplo).

Ventajas: son más cómodas de transportar en terreno liso, gracias a las ruedas, favorecen el orden y que la ropa no se arrugue; protegen mejor el interior por su estructura rígida y muchas son impermeables.

Contras: son casi imposibles de llevar en terrenos inestables, ocupan mucho espacio y son más caras (a no ser que te compres un modelo muy económico, lo cual luego puede salirte caro).

Si es la opción que más te convence, te dejamos tres modelos para que les eches un vistazo: Samsonite Aeris SpinnerBeibye 2048 y ALISTAIR Smart.

Macutos de montaña

La clásica de los mochileros y viajeros aventureros. Las mochilas de montaña son la opción ideal para los que no quieren sacrificar espacio por movilidad. Su gran capacidad les permite almacenar prácticamente lo mismo que una maleta y si no superan las dimensiones y el peso marcado por la aerolínea, la puedes subir contigo al avión (normalmente para el equipaje de mano se acepta como máximo una mochila de 50L y a veces de 44L (Ryanair), y hay mochilas de este tipo que lo superan).

Ventajas: tienen casi tanta capacidad como una maleta; están llenas de bolsillos y apartados para separar y organizar tus pertenencias; son más resistentes que una mochila convencional; la puedes llevar siempre contigo; son perfectas para viajes de aventuras y con escenarios diversos.

Contras: suelen ser caras; si te toca facturarla no podrás protegerla protegerla completamente porque tiene decenas de bolsillos; por muy bien que dobles tu ropa, acabará arrugada; y como sea muy grande y la llenes mucho, tu espalda se resentirá.

Si es la opción que más te convence, puedes echarles un vistazo a estas: Vbiger MochilaLixada 45L y Vbiger 40l.

 

Mochila pequeña

Si eres muy práctico y te gusta llevar lo justo y necesario, la mochila corriente puede ser una opción para ti. Es perfecta para viajes cortos de fin de semana, o si tienes la posibilidad de lavar tu ropa allí donde te vayas de viaje.

Ventajas: mayor movilidad, menos peso (por mucho que la llenes, será algo llevadero), cabe en cualquier parte, son más baratas y te aseguras que no vendrás de vuelta con souvenirs u objetos innecesarios; están llenas de bolsillos para repartir tus enseres.

Contras: no cabe nada más, así que olvídate de traer nada de vuelta; al ser un espacio reducido, te obliga a sacarlo y meterlo todo cada vez que busques algo en su interior; olvídate del orden y asume que la ropa estará arrugadísima.

Si es la opción que más te convence, aquí tienes un modelo de piel, otra para hacer senderismo y una clásica de tipo escolar.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Yo soy más de viajar con mucho equipaje por ello elijo siempre la maleta por su capacidad. Lo malo es que algunas empresas de transporte cobran suplementos. Yo en ese caso, para los desplazamientos al aeropuerto y trayectos de media y larga distancia prefiero ir en taxi o minibús y recomiendo BidUpp debido a que no cobran suplementos.