Tecnología

Mitos y realidades del coche eléctrico, ¿merece la pena comprar uno?

comprar coche electrico consejos

Casi todas las marcas de automóviles disponen de algún modelo de coche eléctrico, pero las ventas no despegan. ¿Merece la pena comprar un coche eléctrico?

Llevamos 20 años escuchando la coletilla, “los coches eléctricos son el futuro“. El problema es que llevan siendo el futuro desde los años 90…

La tecnología está ahí, y todas las grandes marcas ya disponen de algún modelo de coche eléctrico en su catálogo, pero las ventas siguen siendo anecdóticas.

En el año 2016 se vendieron 2.838 vehículos 100% eléctricos en España. Pese a ser una cifra casi insignificante, supone un 46% más que el año anterior.

Se desglosan en estos modelos:

  • Nissan Leaf: 545 unidades
  • Citroën C-Zero: 496 unidades
  • Renault ZOE: 436 unidades
  • Renault Kangoo: 329 unidades
  • Nissan NV 200: 308 unidades

En contraste, la Agencia Internacional de la Energía estima que en 2020 habrá 20 millones de vehículos eléctricos en el mundo. Sigue siendo una cifra aún baja, si tenemos en cuenta que en 2014 ya existan 1.200 millones de coches.

Aún así, el crecimiento es esperanzador, pues aumenta de manera exponencial año a año:

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

¿Por qué no vende el coche eléctrico, especialmente en España? Es una mezcla de intereses económicos y políticos, estatus social, falsos mitos, medias verdades, y otras realidades que vamos a internar sacar a la luz en este artículo.

El error más común es creer que un coche eléctrico de 2017 es igual a uno de 2012. Ni siquiera son iguales a los del año pasado… Los coches eléctricos están evolucionando a un ritmo vertiginoso, así que los tópicos y los prejuicios se han quedado anticuados.

Mitos

La batería sólo dura 30 kilómetros“, “no hay sitios para recargar“, “no tienen potencia“. Seguro que más de una vez has escuchado estas afirmaciones, o tu mismo las defiendes. No sólo aspectos negativos, sino también positivos: “los coches eléctricos no contaminan“. Un tópico que, en algunos casos, también es falso…

¿Qué es verdad y qué es mentira?

Los coches eléctricos son muy caros

Una de las primeras excusas que ponemos para no comprar un coche eléctrico es que su precio es más elevado que el de un vehículo de combustible. Es cierto en algunos casos, especialmente en la gama alta. Por ejemplo un Tesla Model S, el modelo más alto que se puede comprar en España, cuesta 148.500€. Pero estamos hablando de un sedán de 5 plazas capaz de pasar de 0 a 100 en 2.7 segundos.

El Tesla Model 3 cuesta 33.000€ sin aplicar subvenciones y ayudas. Un precio cercano al de un vehículo de combustible de serie.

Las marcas europeas también ajustan mucho los precios. Por ejemplo, el nuevo Renault ZOE de 5 plazas y 400 Km de autonomía vale 22.125€. El BMW i3 tiene un precio de 34.643€.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

Los vehículos eléctricos proporcionalmente son más caros, pero obtienes un ahorro energético, subvenciones y privilegios, como aparcar gratis en zonas azules (en algunas ciudades). En el ciclo de vida del vehículo el mayor gasto en la adquisición queda compensado. Por no hablar del ahorro en contaminación.

El escándalo de las emisiones trucadas de Volkswagen, y los problemas de contaminación que en los últimos tiempos han sufrido Madrid y Barcelona anticipan importantes subvenciones para los vehículos eléctricos, que reducirán su coste.

También hay que tener en cuenta que no es necesario comprar un coche para disfrutar de esta tecnología. En muchas ciudades existen servicios de car-sharing que permiten alquilar un coche eléctrico para un determinado trayecto: lo recoges en un determinado punto y lo dejas en otro. En Madrid, por ejemplo, están Emov y Car2Go.

Tienen muy poca autonomía

Es otro de los tópicos que se usan, completamente desfasado. Los primeros coches eléctricos tenían poca autonomía, los actuales no. Es verdad que los coches electricos urbanos que se usan sólo en ciudad apenas puedes circular 30 o 40 kilómetros, pero porque están diseñados así.

De media, un coche eléctrico tiene una autonomía de 200 o 250 Km. Pero hay otros, como los modelos Tesla, que ofrecen una autonomía de casi 600 Kilómetros. Por ejemplo, esta es la autonomía de los Tesla Model S:

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

El Tesla Model S 75 puede recorrer 450 kilómetros sin recargar, pero un conductor danés llamado Bjørn Nyland ha conseguido conducir 720 kilómetros en 19 horas con una sola carga, lo que supone un récord para un coche eléctrico.

Marcas europeas como Renault o BMW consiguen una autonomía de 300 y 400 Km es su gama media eléctrica.

Me pueden dejar tirado en mitad de la noche

Los coches eléctricos modernos tienen una autonomía similar a los coches de combustible, así como todo tipo de medidores de carga de la batería. Incluso modos de ahorro de energía que permiten reducir el consumo en casos de emergencia. La probabilidad de quedarte tirado es la misma que con un coche estándar, si atiendes a los avisos.

En todas las ciudades y poblaciones importantes hay estaciones de recarga de las compañías eléctricas, incluso en las propias gasolineras, así que resulta sencillo encontrar un lugar para llenar la batería.

Tesla, por ejemplo, dispone de Carga en Destino en hoteles, restaurantes, y puntos de interés. Sus Supercargadores proporcionan una autonomía de 270 Kilómetros en sólo 30 minutos. Aquí podemos ver las Cargas en destino (negro) y los Supercargadores (rojo) disponibles en España ahora mismo:

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

No hay sitios para recargarlos

Como hemos comentado, muchos coches eléctricos pueden recargarse en cualquier enchufe. Y la recarga no es cara. Un BMW i3 consume unos 2.14€ en electricidad cada 100 Km, si se recarga con tarifa diurna. 0.91€ en tarifa nocturna. Si le pides a alguien que te deje recargar en un enchufe para una emergencia, el gasto es mínimo.

Algunos modelos exigen enchufes especiales, pequeñas estaciones de recarga individuales, que puedes instalar en tu casa y conectarlas a tu línea eléctrica.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

Si vives en un piso con un garaje comunitario también puedes instalarlo. Si la plaza de garaje es de tu propiedad ni siquiera tienes que pedir permiso, tan sólo avisar a la Comunidad de que lo instalas. Es cierto que un punto de recarga puede costar cerca de 1000€, pero en muchos caso están subvencionados al 100% a nivel estatal, o por el ayuntamiento. Consulta la legislación donde vives. Si la plaza de garaje es de alquiler o dejas el coche aparcado en en la calle tendrás que buscar un puesto de recarga público, que hay en todas las poblaciones importantes, aunque es cierto que quizá no queden cerca de tu casa.

Tardan mucho en recargarse

Un coche eléctrico tarda más en recargar que uno de combustible en repostar. Esto es así. Una carga estándar puede durar entre 6 y 8 horas. Pero los nuevos sistemas de carga rápida reducen el tiempo de espera a media hora para el 80% de la batería. Puedes recargar el coche en lo que te tomas un café o en lo que estiras las piernas durante los descansos recomendados por la Dirección General del Tráfico. De hecho lo normal es recargar la batería por la noche, así que no tienes que esperar y te ahorras los viajes a la gasolinera.

No tienen potencia

Los primeros coches eléctricos eran vehículos lentos y poco potentes, porque los motores eléctricos no estaban desarrollados y las baterías tenían poca capacidad. Pero ambos componentes han evolucionado de forma exponencial en los últimos años.

El Tesla SP100D, que saldrá a la venta a mediados de año, presume de acelerar como un Ferrari. De hecho pasa de 0 a 100 Hm/h en sólo 2.6 segundos, convirtiéndose en el tercer coche más rápido del mundo, por detrás del Ferrari LaFerrari y el Porsche 918 Spyder. Su batería tiene una capacidad energética de 100 KWh.

Hace unas semanas se presentó el Faraday Future FF 91, un coche eléctrico monovolumen con 1050 caballos de potencia, capaz de pasar de 0 a 100 Km/h en 2,39 segundos, y además dispone de una autonomía de 600 kilómetros. Aquí puedes ver cómo será. Saldrá a la venta el año que viene:

Impresionante, ¿verdad?

Solo sirven para circular por la ciudad

Los coches eléctricos son más adecuados para circular por la ciudad porque reducen la contaminación y su consumo es más estable con los continuos acelerones y parones de las conducción en la ciudad. Pero eso no significa que sólo sean usables en entornos urbanos. Como hemos comentado, la potencia y prestaciones de los coches eléctricos modernos no tiene nada que envidiar a los vehículos de combustible.

Realidades

¿Qué hay que tener en cuenta en un coche eléctrico de 2017?

Los coches eléctricos también pueden ser contaminantes

Otro de los tópicos erróneos de los coches eléctricos es que no contaminan. La realidad es que… depende de cómo se obtenga la electricidad que usan. Es cierto que un coche eléctrico no poluciona cuando circula, pero si se ha recargado con electricidad proveniente de una central térmica o de la quema de combutible, entonces contamina de forma indirecta. En países como Singapur los vehículos eléctricos se consideran altamente contaminantes a efectos de pagar impuestos, porque la electricidad se genera mediante plantas energéticas alimentadas con gas natural y otros combustibles contaminantes.

La eficiencia energética se dobla

La energía que aprovecha un vehículo, provenga de una batería o del combustible, nunca llega al 100%. Se pierde energía en el procesamiento del combustible, la fricción de las piezas del vehículo, etc. Un coche estándar tiene una eficiencia energética del 15%, mientras que uno eléctrico es el doble de eficiente, acercándose al 28%.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

[Fuente: Endesa]

Ofrecen las mismas prestaciones que los de combustible

Sólo hace falta echar un vistazo a las especificaciones de los coches eléctricos más vendidos de España en 2016. El Citroën C-Zero es un vehículo de 4 plazas con una velocidad máxima de 130 Km/h. El Renault ZOE tiene una potencia de 92 CV, una velocidad de 135 Km/h y una aceleración de 0 a 100 en 12 segundos.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

Son datos que no tienen nada que envidiar a los vehículos de combustible en entornos urbanos. Y ya hemos visto las especificaciones de los Tesla…

Ahorran dinero en energía

De media, un coche eléctrico consume unos 2.6€ cada 100 Km si se recarga con tarifa diurna, y puede bajar a 1.5€ cada 100 Km si se hace por la noche. Un coche de gasóil de potencia media consume alrededor de 5€ cada 100 Km, pero si sólo se usa por la ciudad el consumo aumenta a unos 7€ cada 100 Km. Los coches eléctricos no se ven tan afectados por las constantes paradas y acelerones que exige la conducción en ciudad.

Si recorremos una media de 30 kilómetros al día en ciudad y recargamos en tarifa nocturna un vehículo eléctrico tiene un gasto energético de unos 164,25€ al año, mientras uno de combustible alcanza los 766,5€ al año, lo que supone un ahorro de 602,25€ al año.

Disponen de ayudas públicas (si las aprueban)

El uso de energías alternativas está subvencionado desde distintos frentes, tanto estatales como autonómicos, e incluso a nivel de ayuntamientos. Hay vehículos eléctricos que reciben  ayudas en la adquisición, a través del plan Movea 2017 o similar. En algunas ciudades han puesto estaciones de recargas gratuitas compatibles con algunos modelos. En otros lugares, como Madrid, ofrecen el aparcamiento gratuito en zonas verdes y azules.

El gasto en mantenimiento es inferior

Un vehículo eléctrico es más sencillo y barato de mantener, al no utilizar aceite ni lubricantes, y no existir transmisiones mecánicas. El desgaste de frenos también es menor.

La carga rápida no es universal

La mayoría de los e-vehículos nuevos aceptan la carga rápida, pero no todos. En la actualidad existen dos protocolos: CHAdeMO (Nissan, Peugeot, Mitsubishi, Tesla, etc.) y CCS Combo (BMW, Volkswagen)

Comodidad

Puedes recargarlos directamente en el garaje de casa. Se acabaron las visitas a las gasolineras. Aunque si haces viajes largos tendrás que buscar estaciones de recarga. Cada vez hay más en gasolineras, hoteles, restaurantes y centros comerciales.

La tecnología de los coches eléctricos evoluciona a un ritmo tan rápido que no debemos dar por ciertos conocimientos adquiridos hace apenas unos meses. Sino seremos nosotros los que nos quedaremos tan anticuados como los vehículos de combustible fósil. ¡Hora de cambiar el chip!

[Fuentes de algunos datos: Endesa Vehículo Eléctrico, Tesla, Renault, BMW]
Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.