Tecnología

Miles de víctimas de la censura piden a Google que no elimine Reader

Escrito por Manuela Astasio

El lector RSS sirve a muchos ciudadanos para acceder al contenido que sus gobiernos les restringen en la red.

Ya son más de 140.000 las firmas de apoyo registradas por las campañas iniciadas en Internet para que Google no elimine Google Reader, según informa Change.org, y el 75% de ellas procede de países donde el lector RSS se utiliza como una vía de escape a la censura de sus gobiernos en Internet.

En una nota de prensa, Change.org indica que el 12% de las firmas contra el cierre de Google Reader proceden de países cuyos gobiernos son señalados por Reporteros sin Fronteras como censores activos en la red. Un 2%, además, se han registrado en estados a los que la ONG llama “enemigos de Internet”, en referencia a su alto grado de filtro de contenidos y propaganda digital y a su rastreo constante de los ciberdisidentes.

La semana pasada Google anunciaba en su blog oficial el arranque de un nuevo ‘Spring Cleaning’, es decir, de otra campaña de cancelaciones y cierres de servicios, orientada a que la compañía concentre sus esfuerzos en lo que realmente le funciona. Desde entonces, se han iniciado numerosas peticiones en la red que solicitan al gigante de Internet que se replantee el caso de Reader.

Los seguidores de Reader son muy leales, reconoce Google, pero su número ha decaído notablemente desde 2005. La fecha prevista para su retirada es el próximo 1 de julio.

Un lector RSS más blindado que otros

El motivo de que este lector RSS sea tan popular fuera de Estados Unidos reside en que resulta muy difícil de censurar, puesto que redirige a los usuarios a servidores alojados precisamente en Estados Unidos y otros países donde sus gobiernos no pueden ejercer restricciones. Google Reader es también algo más difícil de bloquear que otros lectores porque utiliza tecnología HTTPS.

Por eso, es el lector RSS preferido por los internautas de Irán, que, en el caso de que Google mantenga su decisión, se verán obligados a recurrir a otros agregadores de contenidos mucho más fáciles de bloquear y censurar por las autoridades de su país, según explica un artículo en Quartz.

La petición  más firmada, iniciada por Dan Lewis desde Nueva York, ya suma el apoyo de 130.000 ciudadanos. Change.org cita algunos comentarios registrados en esta y otras campañas, como el de un kazajo que explica no puede leer algunos blogs sin Google Reader porque están prohibidos en su país, o el de un iraní que afirma que este lector es “la última oportunidad” para los internautas de su tierra.

Foto cc: Aporvearyan

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.