Tecnología

Las organizaciones se resisten a decir adiós a Windows Server 2003

windows server 2003
Escrito por Esther Macías

El próximo 14 de julio Microsoft deja de dar soporte al primer sistema operativo para servidores icónico de la era Internet, Windows Server 2003. Un sistema ya obsoleto, de más de 12 años de vida, y del que aún hay casi 25 millones de instancias en todo el mundo. La empresa de Redmond apremia a las organizaciones a migrar ya a versiones ulteriores de la plataforma si quieren evitar riesgos e inoperancias.

Casi 25 millones. Esta es la cifra de instancias que, según Microsoft, existen en todo el mundo de Windows Server 2003, una versión ya obsoleta de su sistema operativo para servidores a la que la empresa de Redmond dejará de dar soporte el próximo 14 de julio. A pesar de que la compañía lleva anunciando desde hace mucho tiempo que a partir de esa fecha ya no desarrollará actualizaciones para esta plataforma (con las implicaciones que esto supone en lo que respecta a la seguridad del sistema, entre otros factores) son muchas, demasiadas, las empresas y organismos públicos que siguen aferrándose a un software que nació hace más de 12 años de vida “cuando aún apenas había wifi y solo había en el mundo 16 millones de móviles con cámara, algunos de los cuales solo se conectaban de forma muy rudimentaria a Internet a través de la tecnología WAP”, en palabras de Emilio Paz, responsable de Windows Server en Microsoft Ibérica.

Paz, junto a Agustín Gallego, director de Alianzas y Desarrollo de Negocio en Intel Ibérica, ha alertado hoy sobre las nefastas consecuencias que sufrirán las organizaciones que no migren ya a versiones más modernas de la plataforma, preferentemente a la última, Windows Server 2012 RT, la más actualizada. “Windows Server 2003 fue el primer sistema operativo nacido en la era de Internet tras el efecto 2000. Fue un sistema muy bueno en aquella época, pero las cosas buenas se terminan. Hoy es una infraestructura vieja, que no está preparada para la gran cantidad de dispositivos que se conectan a la Red en la actualidad, ni para el modelo cloud ya extendido, ni para la explosión de datos que se está produciendo en las empresas, ni para las nuevas formas de trabajo en remoto”, recordó el directivo.

“Las empresas que no hayan empezado a migrar ya van tarde”

Retrasar aún más la migración, afirmó Paz, conlleva no solo riesgos de seguridad, ya que Microsoft dejará de crear actualizaciones críticas de seguridad para el sistema, sino también desde el punto de vista de cumplimiento de la regulación (el famoso compliance), algo esencial, por ejemplo, en las empresas de medios de pago. “Por muy seguros que sean los sistemas que estas tengan, si se basan en un software inseguro, no cumplirán con los requisitos existentes para garantizar la seguridad a sus clientes”, según el directivo de Microsoft. Además, añadió, continuar con este sistema que no permite adoptar el modelo cloud conlleva costes operativos mayores.

El momento de migrar es ahora. Las empresas que no hayan empezado ya van tarde”, continuó Paz, quien precisó que Microsoft y sus partners (no solo Intel sino también los fabricantes de servidores) disponen de varios programas para ayudar a las empresas a abordar esta migración. “Un proceso que será más o menos complicado en función de las aplicaciones que corran sobre el sistema operativo; en este sentido, si hay varias aplicaciones y además éstas son más complejas y tienen más carga de trabajo, como las de tesorería, contabilidad, etc. la actualización a un sistema posterior llevará más tiempo. Por eso hay que empezar ya porque se nos echa el tiempo encima”.

Este no es un aviso que se dirija solo a un tipo de empresas. Las que tienen todavía instalado Windows Server 2003 son muy variadas. “Un 58% son medianas y pequeñas empresas, pero también hay un 34% de grandes empresas y un 8% de organismos públicos”. El aviso, por tanto, es para todos. Respecto al tipo de aplicaciones que corren sobre este sistema obsoleto, la mayor parte (7,6 millones de instancias) ejecutan aplicaciones de negocio, seguidas de bases de datos (3,8 millones), aplicaciones de email y colaboración (3,6 millones), ficheros de impresión (3,6 millones), servicios web (2,1 millones), infraestructura de red (1,4 millones) y otras (2,1 millones).

Qué hacer

Según Agustín Gallego, lo primero que es preciso hacer es evaluar e identificar la problemática de cada empresa, establecer un destino, actualizar el hardware y el software y migrar las aplicaciones. Además de la migración a Windows Server 2012 R2, la versión más moderna del sistema, totalmente preparada para cloud, desde Microsoft recomiendan migrar aplicaciones web a Azure, la plataforma en la nube de los de Redmond, “para conseguir mayor eficiencia y escalabilidad”, pasar de Exchange a Office 365, actualizar de SQL Server 2005 a SQL Server 2014 y renovar también las aplicaciones empresariales y de cliente “para dar respuesta a las necesidades de la movilidad”.

“Con la migración a versiones más modernas del sistema y a máquinas más actuales se reduce el consumo energético, los costes de mantenimiento, de actualización, de averías y de administración, se reduce el espacio en los centros de datos y aumentan los beneficios para el negocio”, remarcó Gallego.

¿Un ‘déjà vu’ de Windows XP?

Paz asegura que en España no hay más empresas que en el resto del mundo que aún tengan Windows Server 2003. Pero ¿por qué hay tantas que aún no han migrado a sistemas operativos posteriores? (hay cuatro versiones de Windows Server después de la 2003, como son la versión 2008, 2008 RT, 2012 y 2012 RT). “Las empresas se piensan mucho estos procesos”, explica Paz, quien confía en que las organizaciones digan adiós al obsoleto sistema operativo para servidores de Microsoft más rápido que en el caso del sistema operativo para puestos cliente, Windows XP, que aún está instalado en el 10% del parqué de PC en España, a pesar de que el gigante de software dejó de dar soporte el 8 de abril de 2014, hace ya más de un año. “Los servidores son la salida a Internet de casi todos los dispositivos, así que espero que la migración vaya más rápido que en el caso de Windows XP”, apostilló.

 

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.