Tecnología

Microsoft desarrolla un sujetador inteligente ‘detecta estrés’

Escrito por Elías Notario

Microsoft, a través de su división de investigación, ha desarrollado un sujetador dotado de sensores que es capaz de detectar el estrés mediante los mismos

Sujetador: dícese de la prenda de vestir interior que usan las mujeres para ceñir el pecho. Así define la RAE al sostén a día de hoy, pero puede que en no mucho tiempo tengan que ampliar la definición ya que los sujetadores también se han visto envueltos en la fiebre de la “ropa inteligente”. Lo han hecho de la mano de varios actores diferentes, el último de ellos Microsoft cuyos ingenieros han desarrollado un sostén de alta tecnología capaz de detectar niveles de estrés con el objetivo de ayudar a prevenir el trastorno de “comer emocional” por estrés.

El invento forma parte de la investigación que Mary Czerwinski, directora de investigación del grupo de Visualización e Interacción de Microsoft Research, y sus colegas están realizando para averiguar cómo la tecnología puede ayudar a la gente a detectar reacciones fisiológicas y emocionales y permitirles luchar contra sus posibles efectos negativos.

Volviendo a lo que nos ocupa, el sujetador, se trata de un sostén dotado de un sensor ECG, acelerómetro, giroscopio y un circuito integrado que recogen datos de la actividad corporal de la persona que lo lleva puesto y en base a los mismo, junto a métodos de aprendizaje automático, mide los niveles de estrés.

¿Y para qué?. Como decíamos la idea es que ayude a combatir lo que se conoce por “comer emocional”, un trastorno que provoca que quienes lo padecen coman no por saciar el hambre sino para mitigar emociones (en el caso que nos ocupa estrés, aunque a una parte de la población le afecta justo de la manera contraria, le quita el hambre).

Para ello, o el quid de la cuestión, nuestro sujetador inteligente envía a una aplicación móvil la información capturada por los sensores gracias a lo que los usuarios pueden realizar un seguimiento de sus niveles de estrés y anticiparse a un posible atracón de comida provocado por el mismo. Dicho de otra forma, al conocer los niveles de estrés, si el usuario tiene tendencia a comer de forma ilógica, cuando lo sufre puede tomar medidas que lo eviten antes de que sea demasiado tarde.

Ahora bien, que nadie espere verlo en el mercado ya que casi seguro no ocurrirá. Hablamos de un prototipo, que a su vez está englobado en un trabajo de investigación más amplio que persigue construir un sistema mediante el que modificar conductas en torno a la alimentación emocional. En definitiva, otro wearable que nos permite atisbar el gran potencial que tienen este tipo de dispositivos.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com