Tecnología

Microsoft lanza Band, su esperada pulsera cuantificadora

microsoft-band1
Escrito por Elías Notario

La multinacional acaba de presentar Microsoft Band, un ‘wearable’ que gira en torno a dos pilares, el de la monitorización de la actividad física y el de la productividad

Se acabó la espera. La muy rumoreada pulsera con capacidades avanzadas de Microsoft ya es una realidad. La compañía la ha lanzado en las últimas horas, bajo el nombre de Microsoft Band, y como se esperaba hablamos de un wearable que gira en torno a dos pilares, el de la monitorización de la actividad física, y el de la productividad. A continuación, los detalles más importantes sobre ella.

Diseño y especificaciones

Empecemos por el principio, el diseño y las especificaciones del aparato. En cuanto a lo primero, no hay sorpresas, la Microsoft Band tiene forma de pulsera de dimensiones ajustadas coronada por una pantalla a color -se parece mucho a la Gear Fit de Samsung-, la cual han construido en elastómero plástico térmico negro (una forma fina de decir plástico) y dispone de cierre ajustable.

Por el lado de las especificaciones técnicas, la pantalla es TFT táctil de 1,4 pulgadas y 320 x 106 píxeles de resolución, y tiene una batería doble de 100mAh que según ellos rinde 48 horas en uso normal y se recarga al completo en una hora y media. También dispone de conectividad Bluetooth 4.0, micrófono, motor de vibracion y el círculo lo cierran un montón de sensores: acelerómetro, giroscopio, girómetro, GPS, de luz ambiental, de temperatura de la piel y otro de resistencia eléctrica de la piel, de radiación ultravioleta y capacitivo.

Las funcionalidades

Pero ya se sabe que el hardware por sí solo no vale nada. Es el medio para un fin, las funcionalidades, y a este particular la Microsoft Band no se queda a atrás respecto a dispositivos similares de otras compañías (y a varios los supera por bastante). Las podemos dividir en dos grandes bloques, las enfocadas al seguimiento de actividades físicas, y las centradas en productividad.

Poniendo el foco en las primeras, tenemos que la pulsera monitoriza las calorías consumidas en ejercicios, patrones de sueño, la frecuencia cardiaca, distancias recorridas, recorridos que se realicen o rayos UV. En definitiva, recopila información importante relacionada con ejercicios físicos y la salud, que posteriormente es procesada en una plataforma de software -la veremos en el siguiente apartado- para brindar aún más funciones.

Respecto a lo segundo, la productividad, Microsoft Band se conecta al smartphone (es compatible con Android, iOS y Windows Phone 8.1) con el objetivo de poder soltar en la pantalla notificaciones -son configurables- de mensajes de texto, llamadas, correos electrónicos y redes sociales (Facebook, Facebook Messenger y Twitter). Además, sincroniza el calendario del terminal, muestra información del tiempo, se le pueden instalar apps de terceros (de momento cuatro, la de Starbucks, Runkeeper, Gold’s Gym y MyFitnessPal), incorpora un “modo reloj” y otro de “no molestar” y soporta Cortana (eso significa que si se usa asociada a un teléfono Windows Phone, el usuarios puede tomar notas y establecer recordatorios con la voz usando el asistente personal Cortana).

Microsoft Health, la media naranja de Microsoft Band

En paralelo al dispositivo que nos ocupa, los de Redmond también han presentado Microsoft Health, una plataforma de software en la nube similar a Apple HealthKit y Google Fit a la que la pulsera, otros aparatos cuantificadores y aplicaciones/servicios de terceros pueden mandar los datos de actividad monitorizados.

MicrosoftHealth

Una vez en ella, la procesa, y devuelve estadísticas, información y conclusiones de todo tipo (con qué ejercicios se han quemados más calorías en un entrenamiento, calorías quemadas en cada ejercicio, duración y distancias recorridas en los mismos, cuándo se hicieron…) y también consejos y recomendaciones gracias a su “Motor de Inteligencia” (por ejemplo, tiempos recomendados de recuperación entre ejercicios o rendimiento de fitness en relación al horario de trabajo).

Precio y disponibilidad

La conclusión es que, al menos a priori, la Microsoft Band, en combinación con Microsoft Health, es un wearable cuantificador de actividad física y para productividad bastante redondo, que no revoluciona nada pero sí coge todo lo que se había hecho hasta ahora en este campo y lo refina.

La pena es que vamos a tener que esperar para poder probarlo ya que por el momento Microsoft sólo lo comercializa en EEUU a través de su tienda online por 199 dólares. En cuanto arranquen la comercialización en otros mercados, o se sepa algo del tema, os informaremos.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com