AppsDevs Tecnología

¿Qué mejoras traerá el nuevo Firefox 18?

Escrito por Miriam Castellanos

Mozilla acaba de lanzar la última versión de su navegador Firefox para Windows, Mac, Linux y Android. Firefox 18 traerá importantes mejoras de rendimiento y velocidad con el nuevo IanMonkey, la alta definición de su Retina Display o su visor PDF.

Mozilla acaba de lanzar la última versión de su navegador Firefox para Windows, Mac, Linux y Android. Firefox 18 traerá importantes mejoras de rendimiento y velocidad con el nuevo IanMonkey, la alta definición de su Retina Display o su visor PDF.

La principal novedad es que el lenguaje JavaScript será mucho más rápido gracias al compilador IonMonkey. Esta es la primera versión que incluye este compilador, que viene a sustituir al anterior JägerMonkey. La nueva arquitectura IonMonkey está pensada para las apps web y juegos más pesados y de larga duración, mejorando así su rendimiento en un 26%.

IonMonkey también estará disponible en la versión para Android, por lo que ahora el navegador para móviles incluirá características anti-phising o anti-malware para advertir a los usuarios de los sitios sospechosos. La actualización para Android también incluye el widget Awesome Bar, con una opción que ofrece recomendaciones de búsqueda basadas en tu historial.

Otras novedades significativas

Los usuarios de Mac OS X 10.7 y superiores tendrán ahora soporte de Retina Display en su Firefox, lo que mejora considerablemente la calidad de la imagen del navegador, especialmente para películas y juegos en alta resolución.

Otra de las novedades es su visor PDF nativo, con el que los usuarios podrán acceder a los archivos PDF sin necesidad de salir del navegador o abrir programas externos.

Firefox 18 también destaca por la calidad mejorada de la imagen con su nuevo algoritmo de escalado en HTML, el mayor rendimiento en el cambio de pestañas o el soporte preliminar para WebRTC para comunicaciones de voz y vídeo vía web. Además, será posible desactivar contenidos no seguros bajo conexiones HTTPS.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos